El mundo ya no puede respirar

Mundo

Escrito por: María Paula Nava Ambriz

Imagen: Christine T. Nguyen/Minnesota Public Radio via AP

            El pasado lunes 25 de mayo, George Floyd, un hombre negro de 46 años, murió tras haber sido víctima de la brutalidad policial en Minneapolis, ciudad ubicada en el estado de Minnesota, Estados Unidos. Tras haber recibido una denuncia de un presunto uso de billetes falsos, la policía detuvo a Floyd en su auto como posible sospechoso. Según la policía estatal, el hombre mostró resistencia física hacia los policías cuando se le pidió bajar de su auto, a lo que un oficial procedió a someterlo contra el piso, colocando su rodilla sobre el cuello de Floyd, impidiendo que respirara. El oficial mantuvo a George en el suelo por varios minutos mientras él repetía una y otra vez que no podía respirar. A pesar de que George perdiera la conciencia, el policía no dejó de ejercer presión, aún cuando llegó la ambulancia, este continuaba sobre el cuerpo de George.

            El video del arresto de George Floyd causó indignación en redes sociales, y ¿cómo no iba a hacerlo si la violencia hacia personas de color por parte de policías pareciera que cada vez está más normalizada? Estados Unidos, un país idealizado por muchos, sigue siendo la principal sede de supremacía blanca en el mundo, donde a pesar de las luchas para buscar justicia contra las brutalidades hacia la comunidad negra, la violencia continúa, sin mostrar ninguna señal de pronta reducción.

Protestas para buscar justicia para George Floyd han tomado lugar en la ciudad de Minneapolis durante dos noches consecutivas. Las protestas se han radicalizado y llevado al saqueo de tiendas, enfrentamientos policiales y al incendio de varios establecimientos. Las imágenes de las protestas son brutales, la furia que retratan son gráficas de una sociedad cansada, una sociedad que literalmente, ha estallado en llamas. Las redes sociales explotaron de indignación, mostrando ilustraciones en honor a Floyd, utilizando hashtags y haciendo un llamado a la comunidad para exigir justicia no solo para Floyd, sino para todas aquellas personas que han sido víctimas del brutal sistema racista que se vive en Estados Unidos. La policía del Minnesota y el FBI, anunciaron que se hará una exhaustiva investigación del caso y que 4 de los policías involucrados, fueron despedidos. Y sí, tras haber asesinado a un hombre, simplemente fueron despedidos.

Dos de los policías ya contaban con advertencias orales por su conducta en enfrentamientos pasados, pero como siempre, estas pasaron desapercibidas. Es impresionante ver en el video que a pesar de que Floyd no mostraba ningún tipo de resistencia, que repetía una y otra vez “por favor, no puedo respirar”, y que las personas presentes pedían a los policías que lo dejaran, estos ni se inmutaban. El lenguaje corporal de los oficiales solo transmitía un preocupante aire de superioridad, mientras una persona perdía la vida, como si le estuvieran cobrando un precio por ser negro.

Un suceso ocurrido en Estados Unidos ha mostrado el cansancio que la población. No solo de este país, sino del mundo. Tiene un sistema brutal, el cual, a estas alturas, sigue considerando que la justicia solo es digna de blancos. Un sistema que a pesar de tener todas las pruebas que se necesitan para tomar cartas en el asunto, sigue teniendo una venda racista en los ojos. ¿Qué es lo que hace falta para para que la brutalidad cese?, ¿más disturbios?, ¿una guerra civil? No solo la familia de George Floyd exige justicia, el mundo exige justicia. George Floyd no fue el único que pidió respirar, toda la comunidad negra está exigiendo poder respirar.

5 comentarios sobre "El mundo ya no puede respirar"

  1. Excelente articulo….una prueba más , de la decadencia de un imperio que sigue como llego a este continente…..usurpando y avazayando …..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *