Saltar al contenido principal
Secciones
Mundo

El cambio climático: un impacto desigual

Debido al calentamiento global la desigualdad económica aumentó, pues la economía de varios países ha disminuido hasta un 31 por ciento, de acuerdo con diversos estudios.

Un mercado en Abuya, Nigeria. De acuerdo a The New York Times, en 2019, Nigeria habría sido un 29% más rico sin el cambio climático
Fuente: The New York Times

Escrito por: Diana Laura González Euán – Planet Soldiers.

En abril del 2019 se publicó un artículo en el periódico La Vanguardia, el cual describe los efectos económicos que el cambio climático representa para diferentes países. La nota utiliza como principal punto de partida un estudio publicado por Marshall Burke para la Universidad de Stanford, considerando como principales ejemplos a Noruega, Suecia, India y Nigeria.

El artículo revela que el calentamiento global ha agravado la desigualdad económica a nivel mundial. El enriquecimiento de Noruega y Suecia desde que el calentamiento global se hizo presente, es atribuible a que el clima ordinario de estos países es frío y un poco de calentamiento significa oportunidad de crecimiento en cultivos.

Por otro lado, para India y Nigeria, cuyo clima es tropical,  el cambio climático presupone un atraso en la producción económica, debido a que a diferencia con los países fríos, el exceso de calor significa la retención de algunas actividades importantes para la economía, como la industria ganadera y materia prima. Los datos del estudio indican que la economía de India y Nigeria se encuentran un 31 por ciento más pequeña de lo que hubiera sido en ausencia del calentamiento global. Además, Burke, el profesor de Stanford, argumenta que desde que surgió el calentamiento global, en 1960, disminuyó la riqueza por persona desde un 17 a un 30 por ciento. 

El artículoEl cambio climático hace más pobres a los países pobres, escrito por Somini Sengupta para `The New York Times´, revela que el impacto del efecto invernadero en el clima significa una ventaja para los países desarrollados y una gran desventaja para los países en vías de desarrollo debido a la infraestructura sólida y avanzada de los primeros y la desafortunada posición geográfica de los segundos.

La deuda y justicia climática

La deuda climática orienta la acción internacional para combatir el cambio climático. Susana Borràs afirma en su estudio que los países más industrializados son los que tienen mayor participación en la generación de la concentración atmosférica del dióxido de carbono (CO2) y nos pone como ejemplo que, en 2011, Estados Unidos produjo 16,8 toneladas per cápita de CO2, mientras que Kiribati (país ubicado en Oceanía) 0,6. Teniendo este contexto a consideración, la deuda climática se compone de dos escenarios: el primero se refiere a la excesiva producción de gases atmosféricos por parte de los países industrializados, lo que significa un retraso para los países en vías de desarrollo, y el segundo, corresponde a la distribución desproporcionada de los efectos del cambio climático.

Por ello, las medidas externas e internas de los Estados para hacer frente al cambio climático toman como uno de sus principales contribuyentes para las negociaciones a países y actores que están siendo directamente afectados, apelando a lo que se le denomina como justicia climática. Los países en vías de desarrollo han utilizado el concepto de justicia climática para buscar una compensación por parte de los países industrializados por expropiarse de la capacidad de carbono que existe en la atmósfera, sin embargo, Susana Borràs expresa que el argumento plantea ciertas dificultades debido a que los países industrializados han experimentado un desarrollo basado en el desconocimiento de que la atmósfera era un recurso finito.

El calentamiento global comete un impacto desigual para los diferentes países a pesar de que unos contaminan más que otros. El calibre del impacto del cambio climático depende tanto de la posición geográfica como del contexto socio-económico por el que se esté pasando, debido a que las actividades económicas principales de cada país son un punto clave para definir los efectos que se tendrán sobre las mismas.