Donald Trump da positivo a COVID-19, ¿qué podría pasar?

Mundo
Créditos: Star Tribune, Steve Sack

Escrito por: Karime Simán.

Este jueves 1 de octubre, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció que él y su esposa han dado positivo en la prueba de COVID-19. El estado de salud del mandatario de los Estados Unidos pone en riesgo la continuidad de su campaña electoral, así como la realización del próximo debate con su opositor demócrata, Joe Biden. 

La noche de este jueves, 1 de octubre, Donald Trump anunció que él y su esposa, Melania Trump, dieron positivo a COVID-19. Este mencionó que iniciará el proceso de cuarentena después de que su asesora, Hope Hicks, con la que viajó a Cleveland, Ohio, para realizar el primer debate presidencial frente al otro candidato, Joe Biden, comenzara a presentar síntomas del virus y diera positivo al test.

A pesar de que el mandatario estadounidense se reunió con Joe Biden en el primer debate presidencial el pasado 29 de septiembre, tanto este como el vicepresidente, Mike Pence, y sus respectivas esposas, dieron negativo al virus.

El presidente Donald Trump actualmente tiene 74 años, y según estudios físicos que le han realizado, padece de obesidad, por lo cual se encuentra dentro de la población de alto riesgo. El día que dio a conocer sus resultados anunció que tanto él, como la primera dama, se encontraban estables y en su cuenta de Twitter, el mandatario estadounidense escribió: “Esta noche @FLOTUS y yo dimos positivo por COVID-19. Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!”. Con esta noticia, Trump se suma a la lista de los presidentes que han contraído el virus, dentro de la cual se encuentran Jair Bolsonaro, mandatario de Brasil, y Boris Johnson, de Reino Unido.

Donald Trump se ha opuestoa usar mascarilla, no ha mantenido el distanciamiento social recomendado e incluso en el mes de mayo, durante un recorrido por una planta de Ford en Michigan, aseguró que no quería que la prensa lo viera con el rostro cubierto, y no cumplió con el protocolo de seguridad de la empresa.

Créditos fondo: The Yucatan Times 

La noticia podría traer grandes repercusiones para Estados Unidos y para el proceso de elección, ya que si el presidente llegara a presentar síntomas más graves, podría significar un golpe grave a su campaña electoral. Si se deseara que las elecciones se atrasaran debido al estado de salud del mandatario, tendría que ser una cuestión sujeta a la jurisdicción de los legisladores de las dos cámaras del Congreso. Se cree que esto es altamente improbable, dado que la mayoría en el Congreso consta de legisladores demócratas (partido opuesto al de Trump). De cualquier manera, el mandato expirará al medio día del 20 de enero del año próximo.

En el caso de que el presidente Trump se encontrara grave e incapaz de cumplir con sus deberes, el vicepresidente, Mike Pence, se convertiría en el presidente interino de acuerdo con la 25° enmienda de la Constitución. Y si Pence estuviera igualmente incapacitado, la presidencia quedaría a cargo de Nancy Pelosi, presidenta de la Camará de Representantes, lo cual, según BBC News, podría generar batallas legales. 

Hablando en el corto plazo, la salud del presidente podría interponerse con el segundo debate presidencial, el cual está programado para el próximo 15 de octubre aunque se piensa en la posibilidad de un debate virtual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *