Disputa por los recursos en el mar Mediterráneo: Turquía y Grecia van por el gas y el petróleo

Mundo

Escrito por: Karen Maldonado

En este año el hallazgo de reservas petrolíferas y de gas natural en el Mar Mediterráneo ha sometido a Grecia y Turquía a ciertas tensiones políticas. Francia, Italia y Chipre han añadido su solidaridad con los intereses de Grecia, demostrando nula aceptación o complicidad por omisión hacia las intenciones de Turquía por obtener parcial o totalmente los recursos en cuestión.

A principios de agosto del 2020, Turquía anunció tener previsto un acercamiento naval hacia el sur de la isla griega Kastelorizo con el fin de evaluar mediante un peritaje sísmico el territorio mencionado y saber si es propicio explorar a profundidad. A ello, Stelios Petsas, vocero griego respondió:“el gobierno afirma a todas las partes que Grecia no aceptará una violación de su soberanía y hará lo que sea necesario para defender sus derechos soberanos”. 

Grecia dice que hará “lo necesario” para defender su soberanía – Associated Press.

En una escalada de las tensiones, Turquía señaló que las Islas Griegas no deberían pertenecer a las zonas marítimas de interés económico, omitiendo las advertencias de Grecia, las cuales rechazaban las intenciones turcas de querer rebasar y violentar su soberanía como nación, incluyendo su frontera marítima. Hasta hace poco, esto no figuraba en absoluto como una limitante para el gobierno turco, puesto que decidieron anunciar la movilización de su buque, Oruc Reis con motivos exploratorios, alegando mediante un télex que esta actividad marítima persistía como “válida y efectiva”.

“Turquía anuncia la reanudación de su prospección en el mar Mediterráneo” -El Mundo

En respuesta, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, envió dos aviones Rafale y un navío hacia el mar Mediterráneo oriental, añadiendo a esto una advertencia hacia las fuerzas turcas con el respaldo del gobierno de Chipre e Italia. Además, este ratificó sus intenciones de ver a Turquía sancionada por adelantarse ilegítimamente hacia el dominio de los recursos en la región marítima. Anteriormente, Chipre y Grecia habían manejado negociaciones para la explotación gradual de las reservas allí encontradas, al igual que Grecia y Egipto en función del mismo propósito mediante la firma de un acuerdo. Pese a ello, Recep Tayyip Erdogan,  jefe de estado turco expresaría que “este acuerdo no tiene ningún valor”.

Egipto y Grecia firman un acuerdo marítimo que establece una zona económica exclusiva entre ambos. – Europapress. 

Créditos: Voa News

Debido al caso omiso de Turquía sobre las pasadas advertencias, Macron solicitaría nuevamente sanción hacia este Estado, acusándolo de querer sobreponer sus necesidades y “pisotear” los derechos de otros actores internacionales, ya que entre Ankara y Libia existe un acuerdo comercial reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por lo que el no respeto a esta jurisdicción marítima por parte de Turquía cuestiona su interés por dominar esta región. Por otra parte, el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis acordaría una desescalada gradual en las tensiones entre potencias solamente si el gobierno turco paraba con inmediatez sus provocaciones. 

“Grecia está dispuesta a una desescalada significativa a condición de que Turquía pare de inmediato sus acciones de provocación”.

Un limitante hacia estas negociaciones ocurriría el pasado 14 de agosto del año en curso, cuando 2 embarcaciones, (una turca y una griega) se confrontaran cerca de la isla de Rodas, en donde, según declaratorias de Ankara, Atenas hubiese sido el responsable de herir a su tripulación. No obstante, Grecia desmitificaría lo dicho afirmando que únicamente hubiesen disparado como advertencia, al percatarse que la barca turca había ignorado los señalamientos de “no intromisión” y que jamás hubo un ataque ofensivo ni defensivo como lo querían hacer pasar. 

Se reconoce que la Unión Europea (UE) ha visto potencial a este gasoducto como posible inversión, esto debido a que podría satisfacer -aunque limitadamente- sus demandas correspondientes a la seguridad energética local. Aunado a lo anterior, de acuerdo a Aykan Erdemir, ex miembro del parlamento en Turquía y actual director del programa turco de la Fundación para la Defensa de las Democracias, las reservas halladas no solamente significarían un logro económico para la UE, sino la posibilidad de deslindarse de su dependencia energética con Rusia.

“…las reservas de gas del Mediterráneo Oriental tienen el potencial de llegar al 5 por ciento de las reservas globales de gas”, mencionaría al respecto Erdemir.

Al día de hoy, a pesar del cruce de opiniones y advertencias entre las naciones involucradas, el navío Oruc Reis se encuentra a 200 kilómetros de las costas de la isla de Creta y de Grecia. Se sigue monitoreando el área en disputa con el motivo de evitar la escalada armamentística por parte de cualquiera de las potencias y aunque, existen opiniones divididas con respecto a la responsabilidad y consecuencias que debiera enfrentar Turquía, se ha procurado manejar la situación con diplomacia, promoviendo la negociación y el respeto a los tratados, pactos y acuerdos internacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *