Desaparición de miembros de la etnia garífuna en Honduras

Mundo
Foto: El Universal

Escrito por: María Paula Nava Ambriz

            Durante la madrugada del pasado 18 de julio, 4 personas pertenecientes a la etnia garífuna fueron secuestradas en la comunidad de Triunfo de la Cruz, ubicada al norte de Honduras. De acuerdo con testigos de la comunidad, el secuestro fue realizado por personas armadas, quienes portaban placas de la Dirección de Investigación Policial (DPI). Los presuntos agentes entraron en casa de cada uno de los desaparecidos a mitad de la noche y se los llevaron. Entre los desaparecidos se encuentra el presidente del patronato de la comunidad, Alberth Sneider Centeno, quien es también miembro de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH). De acuerdo con la dirigente de la OFRANEH, Miriam Miranda, los sucesos muestran “el grado de conflictividad existente en la zona y la escasa protección con la que cuenta la población garífuna.”

            Tras los acontecimientos del 18 de julio, la Secretaría de Derechos Humanos del gobierno de Honduras (SEDH), mediante un comunicado, hizo un llamado “a los órganos de investigación del Estado a iniciar acciones inmediatas que permitan, en primer término, dar con el paradero de las personas, y segundo, esclarecer los hechos denunciados por pobladores de la comunidad para identificar a los responsables de los hechos.” Organizaciones no gubernamentales defensoras de derechos humanos, como la OFRANEH, el Centro de Estudios para la Democracia (CESPAD), y el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), también condenaron los hechos.

El pasado 22 de julio, Rennie Ugalde, alias “El Gringo”, fue capturado por la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) como sospechoso de haber participado en el secuestro de los cuatro miembros de la comunidad garífuna. Al momento de la captura, al sospechoso se le encontraron tres armas de fuego, indumentaria militar y animales en peligro de extinción, por lo que es considerado parte de una organización criminal, esto de acuerdo con el comisionado de Policía, Ronmel Martínez, quien es líder de la DPI.

En 2015, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sentenció al Estado Hondureño a otorgarle el “derecho a la propiedad colectiva” a la comunidad garífuna. Después de una investigación, la CIDH descubrió que el Estado pretendía quitarle sus tierras a los garífuna, esto con la intención de construir centros turísticos. Tras casi 5 años de la sentencia, la OFRANEH ha declarado que el Estado se ha negado a cumplirla y “por el contrario ha activado su alianza con la estructura criminal para mapear, perseguir, secuestrar, desaparecer y asesinar a los líderes y lideresas de las comunidades garífunas.”

Manifestaciones exigiendo la liberación de los desaparecidos, y justicia por parte del Estado, se han llevado a cabo durante los últimos días por miembros de las comunidades garífunas de Triunfo de la Cruz, Sambo Creek, Travesía y Bajamar. Después de más de 10 días, los miembros de la etnia garífuna siguen a la espera de una respuesta por parte de las autoridades estatales sobre el paradero de los desaparecidos de la comunidad de Triunfo de la Cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *