Cuando los famosos destacan sobre las víctimas

Mundo

Por: Yasmín Nava

En los últimos días, todos tienen la respuesta: desde la filtración de una llamada que hizo Michael Jackson antes de su muerte, hasta desmentir el suicidio de Kurt Cobain. La respuesta: conocer los planes de Jeffrey Epstein, pero ¿quién lo confirma? Spoiler alert: Jeffrey Epstein muere dentro de su celda el 10 de agosto del 2019. ¿Cumplió su condena? No. ¿Se hizo justicia? No.

A través de Netflix se estrenó la serie Jeffrey Epstein: Filthy Rich, basado en el libro homónimo escrito por James Patterson, el cual deja en claro una sola cosa; (por más de un año) se escuchó muy poco de las víctimas que dieron la cara y enfrentaron sus miedos, y se visualizó más el morbo por todos aquellos famosos que se encontraban en la lista.

Como sabemos, Epstein nunca escribió el Little Black Book, sino que sus empleados se dedicaron a organizarlo. El principal atractivo de la lista son los nombres de los famosos que subían a sus aviones y asistían a sus míticas fiestas, ligados a direcciones, teléfonos, nombre de mujeres, formas de transporte y montos pagados por los servicios sexuales. Claro que esto se encuentra censurado.

El principal objetivo de Epstein eran chicas en situaciones desfavorecidas o que habían sido abusadas con anterioridad, debido al perfil de las víctimas, él podía manipularlas y mantenerlas a su lado por solo 200 dólares. Muchas de ellas solo pasaron unas horas con él, suficiente para ser perseguidas por el recuerdo del abuso y otras estuvieron a su lado por años en busca de sueños.

Entre los nombres que se encuentran en la lista son Woody Allen, Alec Baldwin, Phil Collins, Bill Cosby, Griffin Dunne, Ralph Fiennes, Dustin Hoffman, Mick Jagger, Joan Rivers, Kevin Spacey, Chris Tucker, Michael Jackson, etc. Algunos de ellos destacan, y no sorprenden, por sus anteriores acusaciones de pedofilia, sin embargo, es difícil diferenciar quién mantuvo encuentros sexuales con las chicas, y quién se encontraba ahí para entrar al medio. Todos tenían una ligera sospecha de la red del magnate, quien siempre se encontraba acompañado por, al menos, cuatro menores de edad. No obstante, estos famosos nunca fueron acusados por las víctimas por el delito de abuso sexual. 

Por otra parte, se encuentran los amigos más cercanos del empresario: Donald Trump, Bill Clinton y el Príncipe Andrew, quienes niegan cualquier hecho y relación con Epstein. Estos políticos han estado y están al mando de toda una nación, ¿por qué se encuentran en ese lugar después de los delitos evidentes? 

Todo se sustenta en la dominación, la cual implanta temor en las víctimas, no sólo a través de amenazas. El principal vehículo de esto es el dinero con el que se llegan a acuerdos que ocultan las denuncias y nunca se llega a saber de ellos para no perjudicar la imagen de la figura. Dejando a un lado los abusos, violaciones, robos de los famosos que a final de cuentas tienen más atención que las víctimas.

De acuerdo con el estudio de Current Directions in Psychological Science, a esta venda en los ojos se le conoce como “justificación del sistema”, una defensa de que las cosas son como deben ser. Es por ello que las figuras públicas, como políticos, nunca son incriminados por sus actos, porque al final se aceptan y toleran sus palabras, su dinero y sus actos. Es por ello que los trabajadores de Epstein nunca revelaron nada, pues necesitaban el dinero para poder mantener a sus familias o dependían de él de alguna manera, pero no es justificación. Siempre hay alguien con más poder, por eso creemos en la teoría de que Courtney Love mató a Kurt Cobain, y que Michael Jackson no murió de una sobredosis.

Finalmente, Jeffrey perdió el poder y cayó en su propia red, pues todo apunta a que lo ocurrido en su celda no se trató de un suicido, sino de un acto para llevar el secreto a la tumba sobre el principal autor: Trump. Este es solo uno de los millones de casos alrededor del mundo de hombres que conducen una red de trata. Lo que aprendimos es que la verdad siempre sale a la luz, tarde o temprano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *