¿Cuál era la situación del Líbano antes de la explosión en Beirut y cuál es su situación ahora?

Mundo
Foto: Atalayar

Escrito por: María Paula Nava Ambriz

Antes de la explosión en Beirut, el Líbano atravesaba por una gran crisis económica la cual es considerada la peor desde de su guerra civil en 1975. Las manifestaciones demuestran el descontento de la población libanesa que acusa a su gobierno de ser corrupto. Organizaciones internacionales como la ONU y UNICEF buscan apoyar al Líbano mientras que el FBI participará en la investigación de la explosión.

Protestas en el Líbano se han llevado a cabo en los últimos meses debido a la gran crisis económica por la que el país se encuentra y es considerada como uno de sus peores momentos desde su guerra civil, la cual comenzó en 1975 y finalizó en 1990. Tras las protestas, el presidente Michel Aoun alertó de una “atmósfera de guerra civil” y con la explosión ocurrida en el puerto de Beirut el pasado 4 de agosto, las manifestaciones por el gran rechazo al gobierno actual, se intensificaron. Los enfrentamientos entre civiles y policías han dejado a un aproximado de 728 personas heridas y a un policía muerto.

Foto: Alice vía Flickr

En octubre del 2019, una ola de protestas surgió debido a la falta de servicios básicos y a la imposición de impuestos sobre el tabaco, la gasolina y llamadas de voz por servicios de mensajería, como Whatsapp, con el fin de recuperar ingresos. Sin embargo, la población libanesa acusa a su gobierno de actuar de manera corrupta, dado que este ocupó el lugar 137 de 180 países en el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional en el 2019. Las manifestaciones lograron que el entonces primer ministro, Saad Hariri, dimitiera del puesto, no obstante los reclamos no han cesado.

El domingo 9 de agosto la ministra de Información, Manal Abdel Samad, y el ministro de Medio Ambiente, Damianos Kattar, fueron los primeros en presentar su renuncia tras las protestas, y para el día siguiente,  Ghazi Wazni, y Marie-Claude Najm, los ministros de Finanzas y Justicia, también lo hicieron.  El día martes 11 de agosto el primer ministro del Líbano, Hassan Diab, también habría presentado su renuncia, durando en su gestión 6 meses.

Foto: Diario y Radio U Chile

La Oficina Federal de Investigación Estadounidense (FBI) participará en la investigación correspondiente a la explosión en Beirut, según lo que informó el Subsecretario de Asuntos Políticos de los Estados Unidos, David Hale, el pasado jueves 13 de agosto. 

“El FBI pronto se unirá a los investigadores libaneses e internacionales por invitación de los libaneses, con el fin de ayudar a responder las preguntas que todo el mundo se hace sobre las circunstancias que llevaron a esta explosión”

A través de un comunicado, el día viernes 14 de agosto, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) solicitó 565 millones de dólares para asistir a las personas afectadas por la explosión. Se informó que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) necesita 46.7 millones de dólares para destinar apoyo psicológico, además de servicios esenciales como agua, salud y educación a 100.000 niños afectados y a sus familias. También se anunció que el Programa Mundial de Alimentos enviará 50.000 toneladas de trigo y solicitó una cantidad de 232 millones de dólares para ayudar a las víctimas y al proceso logístico del proyecto. 


El sábado 15 de agosto el presidente Michel Aoun, mediante una entrevista emitida por el canal francés “BFMTV”, aseguró que entiende el descontento del pueblo libanés, pero que no existe la posibilidad de que renuncie al cargo, ya que esto “conduciría a un vacío de poder”. También declaró que la investigación respecto a la explosión en el puerto de Beirut no muestra señales de avanzar rápidamente, puesto que “la situación ha resultado ser más complicada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *