Conflicto Israel-Palestina: La pospuesta anexión de Cisjordania

Mundo

 Escrito por: Mariana González Correa

 El conflicto entre Palestina e Israel ha persistido por décadas y su contexto es tan extenso que llevaría libros enteros explicarlo con su complejidad inherente, sin embargo, para este artículo será comprendido como una disputa de carácter ideológica, religiosa, pero, sobre todo, histórica, pues sus orígenes se remontan al siglo XX.

En esta ocasión, el foco está en su disputa territorial, originada porque tanto Israel como Palestina desean su propio Estado en el mismo territorio. Con anterioridad, se ha intentado resolver por medio de negociaciones entre ambas partes, resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y apoyos de otros Estados como mediadores, pero sin mucho éxito, pues con el paso del tiempo, la existencia de dos Estados independientes parece ser cada vez más difícil. En esta ocasión, esto se debe a que, desde mayo de 2020, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha declarado que busca la anexión de Cisjordania a dicha nación.

 Cisjordania es una zona que Israel le quitó a Jordania en 1967 durante la Guerra de los Seis Días y desde entonces, ha sido habitada por 500,000 israelíes aproximadamente, mientras que los palestinos de esta zona han sido llevados a pequeños enclaves urbanos a través de los años. A pesar de que prácticamente ya formara parte de Israel, no se había reclamado de manera formal debido a la oposición de la comunidad internacional. Además, Palestina, con el respaldo de gran parte de dicha comunidad, busca que este territorio sea el corazón de su Estado independiente, si algún día lo consigue. Entonces, ¿por qué ahora se busca formalizar esta anexión y qué significa?

Como se mencionó previamente, Israel no ha recibido mucho apoyo, sin embargo, durante la administración de Donald Trump, Estados Unidos se ha vuelto un gran aliado. De hecho, el plan de Israel de anexar alrededor del 30% de Cisjordania va acorde al Plan de paz de Trump, que busca supuestamente, la paz en el Medio Oriente. Desde la perspectiva del plan para conseguir la paz, se necesita resolver el conflicto palestino-israelí, dado que es uno de los más importantes en la región, y según el mandatario estadounidense, ya están bastante cerca de lograrlo. Estas declaraciones, aunado a diversas acciones de Estados Unidos que han roto sus lazos diplomáticos con Palestina, parecen ser la oportunidad perfecta para los ultranacionalistas israelíes de anexar Cisjordania de una vez por todas.  

No obstante, desde que Netanyahu realizó estas declaraciones, como era de esperarse, varios actores de la comunidad internacional se han opuesto. Uno de estos ha sido la Unión Europea, mediante su alto representante para la Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell, quien ha advertido desde febrero de este año que, de realizarse la anexión, para Europa no pasará desapercibido, insinuando posibles sanciones económicas. De igual forma la ONU intervino, llamando a Israel a reconsiderar, puesto que la anexión iría en contra del derecho internacional, a la vez que sería un factor creador de mayor inestabilidad en la región, como ha declarado António Guterres, el Secretario General. Para Guterres, esta acción acabaría con las esperanzas palestinas de establecer un Estado independiente, al igual que se opone a los palestinos, las naciones árabes y la mayoría del resto del mundo, probablemente socavando la posibilidad de tener una solución con dos Estados, que es la que considera necesaria para traer paz y seguridad a israelíes y palestinos.

En este mismo sentido, se han originado tensiones entre Israel con países árabes con los que se tardó décadas acercarse, como Jordania, Egipto y Emiratos Árabes Unidos. Por un lado, Jordania, con quien ya ha tenido conflictos bélicos y más de la mitad de su población es de origen palestino, ha mostrado su desaprobación por varios frentes. El rey Abdalá II fue recientemente al Congreso de EE. UU. mostrándose en contra de la desestabilización regional que puede generar esta decisión, mientras que su ministro de Exteriores, Ayman Safadi, viajó a finales de junio a Ramala, capital administrativa de Palestina, en donde alertó que esto arruinaría la solución de dos Estados y podría desatar un conflicto masivo con Israel.

Por otro lado, si bien Egipto se ha mantenido silencioso ante esta anexión, al no apoyar formalmente a Trump ni al haber respaldado a los palestinos todavía, la opinión pública egipcia los ha respaldado desde hace 72 años. Finalmente, Emiratos Árabes Unidos que, a pesar de ser un aliado discreto de Israel, ha establecido que la “toma ilegal” de tierra palestina llevará a “un vuelco inmediato a las aspiraciones israelíes de mejorar sus relaciones de seguridad, económicas y culturales con el mundo árabe”, de acuerdo con Yousef al Otaiba, el embajador de Emiratos Árabes Unidos en Washington.

Debido a todas estas presiones internacionales, además de que existen disensos dentro la coalición del gobierno israelí, la anexión está pospuesta, ya que se suponía que el 1 de julio sería la fecha de inicio, con las discusiones en el gobierno sobre esta acción, pero no fue así. Por consiguiente, todavía no comienza este proceso, no obstante, queda la pregunta por resolver del verdadero impacto que podría tener la anexión de Cisjordania en este conflicto que parece no tener fin. Para la gente palestina, fragmentar este territorio de la manera que Estados Unidos planteó, sin su consentimiento, significa que la creación de un Estado viable sería imposible, a la vez que la pondría en una posición más débil de la acordada en los Tratados de Oslo de los años noventa. Para el mundo, esto podría representar todavía mayor inestabilidad en este conflicto y en el sistema internacional. Por último, queda la cuestión del impacto que tendrán las próximas elecciones de EE. UU. en las acciones de Israel, pues está en juego la reelección de Trump, uno de los mejores aliados que Israel ha tenido en Washington.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *