Catástrofe ecológica en Kamchatka, Rusia

Mundo

El pasado 3 de octubre, Greenpeace Rusia denunció mediante un tuit una catástrofe ambiental en la Península de Kamchatka, al este de Rusia. En el comunicado de la organización se exponen varias fotografías de animales marinos muertos en  la playa Khalaktyrsky, incluyendo peces, pulpos y focas. El Ministro de Recursos Naturales ha asegurado que el desastre no está relacionado con actividad humana y el Kremlin afirma que no hay relación con el incidente ecológico en Norilsk ocurrido el 29 de mayo.

Fuente: El Universo

Escrito por: Sofia Olivares

A finales de septiembre, surfistas y buceadores de la playa Khalaktyrsky en Kamchatka, Rusia, presentaron síntomas extraños después de estar en el mar, tales como vómito, dolor de ojos y garganta. Tanto locales, como la organización no gubernamental Greenpeace Rusia, notaron que el agua del mar tenía espuma amarilla en la superficie, además de verse opaca. El Ministro de Salud de la región de Kamchatka informó que al menos 9 personas necesitaron atención médica después de estar en el mar.

Tras lo sucedido, Greenpeace Rusia informó que, según estudios realizados al agua de la playa Khalaktyrsky, los niveles de petróleo y fenol exceden los niveles permitidos, multiplicándose 4 y 2.5 veces, respectivamente.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) de Rusia, ha expresado su preocupación debido a la gran cantidad de animales marinos que murieron en Kamchatka. El WWF de igual forma aseguró que el consumo de peces cercanos al área pone en peligro a otras especies.

Respecto a los efectos en la fauna marina del área afectada por este fenómeno, científicos aseguran que aproximadamente el 95% de la vida marina ubicada en la Bahía de Avacha, cercana a la playa Khalaktyrsky, ha muerto.

El lunes 5 de octubre, el Ministro de Recursos Naturales de Rusia, aseguró que el desastre en Kamchatka no tenía relación con actividad humana, sugiriendo que la causa de este era natural. Sin embargo, el gobernador de Kamchatka, Vladimir Solodov, expresó su preocupación sobre lo sucedido. Prometió hacer una investigación para determinar la causa del desastre y amenazó con despedir a aquellos que encubrieron la catástrofe ambiental. Igualmente, Solodov exigió mejorar el sistema de monitoreo de la región, señalándolo como un “defecto sistémico de la política ambiental rusa.

De acuerdo con las autoridades rusas, se llevarán a cabo tres estudios independientes para determinar la causa de lo sucedido. Por el momento, las autoridades de la región de Kamchatka tienen tres hipótesis diferentes: contaminación industrial, fenómenos naturales o actividad sísmica.

De igual manera, el periódico ruso, Novaya Gazeta, ha presentado especulaciones sobre la causa de lo ocurrido, reportando la presencia de químicos de agricultura cerca de la zona, almacenados desde la existencia de la Unión Soviética, así como actividad militar en la costa de Kamchatka.

El miércoles 7 de octubre, el Comité de Investigación de Rusia abrió un caso penal por la contaminación de la Bahía de Avacha, que desemboca en el golfo de Avachinsky, así como por la muerte de animales marinos en Kamchatka. En cuanto a esto, Dmitry Kobylkin, Ministro de Recursos Naturales ruso, dijo que los responsables del desastre ambiental en Kamchatka serán castigados debidamente.

Hasta el momento, la agencia medioambiental rusa, Rosprirodnadzor, encargada de hacer análisis a diversos cuerpos de agua en Kamchatka, detectó un exceso significativo de fosfatos, fenoles, hierro y amonios en ríos que desembocan en el golfo de Avachinsky, donde se encuentra  la playa Khalaktyrsky.

Esta no es la primera vez que se cuestiona el sistema de protección ambiental ruso, pues el 29 de mayo en Norilsk, una central térmica al norte de Rusia, se produjo un derrame de 21.000 metros cúbicos de combustible diésel de un tanque. Sobre esto, el presidente ruso, Vladimir Putin, declaró el derrame como una emergencia federal. La empresa responsable del derrame, Nornickel, ha trabajado junto con fuerzas públicas para gestionar las consecuencias del derrame. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *