Biden, el presidente que podría contribuir a darle un respiro al planeta

Mundo

Joseph Biden firmó sus primeros decretos a pocas horas de la toma de posesión como presidente de los Estados Unidos. Entre ellos destaca el regreso al Acuerdo de París, que establece medidas para el combate al cambio climático.

Ilustración elaborada por Aïda Amer para el medio periodístico Axios en donde se visualiza a Joe Biden, actual presidente de los Estados Unidos, sosteniendo la imagen del planeta Tierra entre sus manos.
Fuente: Axios

Escrito por: Diego Hernán Navarrete Verver – Planet Soldiers

El presidente Biden firmó decretos que se comprometen a ayudar al medio ambiente que representan un giro de 180 grados para Estados Unidos en temas medioambientales, ya que la pasada administración no mostraba planes para revertir la crisis climática debido a que se había incentivado la extracción masiva de gas y petróleo.

Biden, desde su campaña, ha mostrado su preocupación por la crisis climática ya que ha declarado entender que esta problemática está relacionada con la crisis económica, de salud y división social. Es por esto que ha presentado un plan de acción para que Estados Unidos se convierta en una potencia mundial en energías renovables, poniendo como principal objetivo que, para el 2050, las energías limpias representen el 100% de toda la energía generada en el país.

La agenda verde del presidente Biden para cumplir con su objetivo es:

Asegurar que Estados Unidos logre una economía de energía limpia al 100% y alcance emisiones netas cero a más tardar en 2050. Se planea que en el primer año de la gestión de Biden, el Congreso promulgue una legislación en donde se realice una inversión histórica en innovación, energía limpia e investigación climática. Esto ayudará a que las nuevas tecnologías que ayuden a mitigar el cambio climático lleguen y se ejecuten más rápido en las zonas más afectadas por esta crisis medioambiental.

Incentivar a los demás líderes mundiales a comprometerse utilizando todas las herramientas en su política exterior. La administración de Biden buscará alentar a los líderes del mundo a mejorar sus objetivos contra el cambio climático. Para cumplir este objetivo, el mandatario planea que Estados Unidos regrese al Acuerdo de París después de que no se cumpliera con ningún objetivo con la administración pasada. Asimismo, buscará evitar que China, el país más contaminante del mundo, deje de incentivar el uso de petróleo, gas y otras fuentes de energías sucias, impulsado por su iniciativa Belt and Road. Esto se pretende lograr a través de la reunión de otras naciones para responsabilizar a China por sus acciones contra el medio ambiente.

Evitar que los contaminadores dañen en proporción mayor a comunidades vulnerables. El cambio climático ha afectado mucho más a los países en desarrollo, lo que ha obligado a personas a migrar y convertirse en refugiados climáticos. Un ejemplo es el caso de Flint, en el Estado de Michigan, donde han tenido problemas para conseguir agua potable debido a diversos contaminantes.

Construcción de una nación más resiliente y fuerte. La resiliencia ante los desastres naturales es vital para adaptarse al cambio climático, tales como los incendios forestales, huracanes, olas de calor, aumento del nivel del mar, entre otros, es por eso que se debe invertir en tecnologías e infraestructuras para generar adaptabilidad y reducir los daños. Biden se ha comprometido a que cada inversión en infraestructura que reciba fondos federales reduzca la contaminación del clima, de igual manera, creará trabajos bien pagados con capacitación en industrias con resiliencia ante el cambio climático. 

En 2017, cuando Trump anunció la salida de Estados Unidos del acuerdo de París, políticos del mundo tales como Angela Merkel y Barack Obama, y empresarios como Elon Musk, condenaron la decisión. El regreso de Estados Unidos al compromiso de protección medioambiental internacional a través del ahora presidente, Joe Biden, en conjunto al plan anunciado para combatir el cambio climático, ha sido aplaudido por varias naciones.