Bahréin: La aparentemente olvidada (y magnificada) crisis de derechos humanos

Mundo
Fuente: HRW
Oficial de policía bahreiní deteniendo el paso a periodistas durante el receso de un proceso jurídico contra médicos y enfermeras del país, en 2011. 

Escrito por: Mariana González Correa

Parlamentaristas europexs piden al Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Común discutir nuevamente con el Ministro de Relaciones Exteriores de Bahréin sobre la histórica crisis de derechos humanos en el país árabe, al igual que el impacto de la pandemia por COVID-19.

A propósito de la reunión diplomática que se llevaría a cabo el 26 de enero, entre Abdullatif bin Rashid Al Zayani –Ministro de Relaciones Exteriores de Bahréin– y Josep Borrell –Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad Común–16 miembros del Parlamento Europeo mandaron una carta, el 22 de enero, al Alto Representante. En esta, le solicitaron aprovechar la oportunidad para responsabilizar a Bahréin del incumplimiento de sus compromisos internacionales en materia de derechos humanos, por su constante deterioro ante la represión, el uso excesivo de la pena de muerte y diversos casos de prisioneros de conciencia europeos-bahreiníes.

Pese a que supuestamente la reunión no sucedió en la fecha establecida, al igual que no hubo respuesta pública de parte de Borrell en su cuenta de Twitter ni en la página del Servicio Europeo de Acción Exterior, esta carta ayuda a visibilizar la grave crisis de derechos en el país de Medio Oriente, la cual ha sido documentada desde hace años por organizaciones como Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW). En adición, abre paso para analizar el impacto en esta materia durante la pandemia por COVID-19 dentro del contexto bahreiní.

Antecedentes 

Desde los años noventa, HRW ha reportado esta situación y su imparable deterioro. En su reporte Human Rights Developments de 1997, la organización indicó que la situación nació a partir de la crisis política de 1994, cuando comenzaron múltiples manifestaciones contra el gobierno debido a las altas tasas de desempleo en las aldeas y barrios chiitas, así como a un movimiento opositor que buscaba una reforma política, con el fin de restaurar el parlamento disuelto en 1975, liberar a lxs presxs políticxs y pedir el regreso de cientos de bahreiníes exiliadxs por su activismo político. 

Fuente: HispanTV 
Nabil Rayab, activista bahreiní de derechos humanos, y su hija, en una manifestación en Manama, capital del país, en 2015. 

Para finales de 1994, Shaikh Ali Salman, un predicador activo de estas campañas, fue arrestado y exiliado sin que se revelara el delito supuestamente cometido, ni sus respectivas pruebas, lo que llevó a mayor tensión política entre estos movimientos y el gobierno. A partir de ese momento, solamente hubo un breve periodo de calma en 1995, cuando se presume que hubo un acuerdo entre las partes. 

Sin embargo, para HRW, la situación fue empeorando a través de los años con las detenciones de líderes comunitarios como la de Shaikh al-Jamri en 1996, los juicios sin cumplimiento de garantías básicas del debido proceso y sin apelación para personas involucradas en la oposición, la tortura y el uso excesivo de la fuerza en las detenciones, la prohibición de la libertad de reunión y asociación política en el Código Penal, entre otras cosas más.

Con la llegada al poder de Shaikh Hamad bin Isa Al Khalifa como emir en 2001, hubo calma por un tiempo, creando expectativas del inicio de un proceso de transformación política en Bahréin debido al anuncio de liberación gradual de más de 320 personas detenidas sin juicio, 40 presxs condenadxs y el indulto de doce personas exiliadas en junio de ese año, aunado al surgimiento de la Carta de Acción Nacional en noviembre. Dicha Carta fue un referéndum aprobado con el 94.8 por ciento de los votos, para crear una legislatura bicameral con una cámara elegida por voto popular, y el establecimiento de Shaikh Hamad como primer rey bahreiní, con el objetivo de apegar el régimen a la Constitución.

Empero, lo anterior no terminó con la crisis política y de derechos en el país, puesto que, en febrero de 2002, el ahora Rey cambió unilateralmente lo dictaminado en la Carta y creó la Constitución de 2002. Adicionalmente, HRW mostró en su informe Human Rights Developments de 2001, que las restricciones a la libertad de asociación y expresión continuaron siendo severas, además de que siguió recibiendo informes de tortura y malos tratos por parte de las fuerzas de seguridad, arrestos y detenciones arbitrarias, y juicios a opositorxs sin debido proceso.

En ese contexto, la Primavera Árabe no pasó desapercibida. En 2011, los bahreiníes salieron a las calles para intentar tomar la Plaza Perla, en la capital del país. Esta manifestación, en la que al menos 35 personas murieron y más de 3 mil fueron arrestadas, marcó el inicio de un nuevo capítulo de represión y violencia en Bahréin. Tan solo un año después, 1,600  protestantes fueron arrestadxs, más de 100 personas condenadas, y 35 personas murieron a manos de las fuerzas de seguridad.

A raíz de estas cifras y demás violaciones de derechos humanos, como por ejemplo la muerte de cuatro personas en custodia de las autoridades debido a presunta tortura y negligencia médica en abril de 2011, Amnistía Internacional ha dado seguimiento a la situación en Bahréin de manera esporádica. En 2015, emitió el informe Behind The Rhetoric: Human Rights Abuses in Bahrain Continue Unabated, aundo a este informe en español que también habla de la situación de los derechos humanos en el mundo, para determinar si la situación había mejorado desde 2011. En este primer informe, la organización argumentó que, a pesar de las reformas legales y la creación de instituciones como la Comisión de Derechos de Prisioneros y Detenidos, las condiciones de derechos humanos permanecían deterioradas.

Un ejemplo de lo anterior es que, en 2013, se prohibieron las manifestaciones públicas en la capital de manera indefinida en la Ley de Reuniones Públicas. Otro caso registrado es la muerte de Mahmoud ‘Issa Mohamed, en Nabih Saleh. El manifestante fue golpeado en la cabeza con un bote de gas lacrimógeno y disparado por las fuerzas de seguridad en una protesta en febrero de 2013, por lo que fue llevado al Complejo Médico de Salmaniya, para morir allí una semana después. Si bien se abrió una investigación en contra de lxs agentes de seguridad, este es un ejemplo de los múltiples casos de exceso de uso de la fuerza en Bahréin

En tiempos más recientes, el clima de represión y violencia ha persistido. En 2016, un tribunal bahreiní emitió una orden para disolver y suspender actividades del grupo chiita de oposición, Al-Wefaq, por los cargos de “terrorismo, la radicalización y la violencia”. En 2017, este escenario se repitió para la Sociedad Nacional de Acción Democrática (Waad), un grupo de oposición secular, por presuntamente “promover la violencia, apoyar el terrorismo e incitar la delincuencia”. Igualmente, en ese mismo año, las autoridades suspendieron el único periódico independiente del país, Al-Wasat, por supuestamente ir en contra de la ley y “diseminar repetidamente información que afecta a la unidad nacional y a la relación del reino con otros países” al difundir notas sobre manifestaciones en Marruecos.

Situación actual con la Covid-19

Tras más muestras de la sistematicidad de las violaciones de derechos humanos en Bahréin durante los años siguientes –como el despojamiento de la nacionalidad bahreiní a aproximadamente personas activistas desde 2011, y la ejecución de tres hombres condenados por el delito de terrorismo en 2019, aunque sus juicios fueron marcados por denuncias de tortura y violaciones del debido proceso–, el año 2020 no fue la excepción. Ante la pandemia por la Covid-19, estas violaciones se han magnificado en materia de represión al igual que en materia sanitaria.

Por un lado, había al menos 27 personas en el corredor de la muerte, de las que 26 están en riesgo inminente de ejecución, según el Instituto de Derechos y Democracia de Bahréin. En adición, para Joe Stork, director adjunto para Medio Oriente de HRW [sic]: “Bahréin ha intensificado el uso de la pena de muerte, se ha perseguido a personas por su actividad en las redes sociales y se ha negado tratamiento médico a destacadas figuras de la oposición [que están] detenidas”.

Por otro lado, las condiciones de salud e higiene en las cárceles superpobladas de Bahréin son severas. A pesar de que en marzo se liberaron a 1,486 prisionerxs para evitar contagios, se ha excluido a opositorxs, activistas, periodistas y defensorxs de derechos humanos, sin importar que sean consideradxs población de riesgo. Debido a que HRW detectó, en su Reporte Mundial de 2021, que la falta de saneamiento adecuado en las prisiones provocó brotes de sarna en la prisión de Jau y en el centro de detención de Dry Dock, en diciembre de 2019 y enero de 2020, organizaciones como HRW, AI, Human Righst First, entre otros, han expresado su preocupación por la aparente incapacidad de las autoridades para brindar atención médica adecuada, en las cárceles bahreiníes, ante la COVID-19.

Ahora bien, desde antes de la pandemia, el gobierno de Bahréin ya ha reiterado su compromiso con los derechos humanos, lo que ha llevado a críticas constantes de organizaciones internacionales como las ya mencionadas, así como de diversos países en 2015, tales como Reino Unido, Estados Unidos y Suiza. En noviembre de 2020, ante acusaciones de opresión y de usar la Fórmula 1 –competencia de la que ha sido anfitrión en varias ocasiones– como distracción de las graves violaciones a derechos humanos en Bahréin, el gobierno indicó que [sic]  “Bahréin se toma muy en serio sus obligaciones a este respecto y se compromete a defender y mantener los más altos estándares de protección de los derechos humanos, incluido el derecho a la libre expresión”.

Pese a que se ha documentado la crítica situación de derechos humanos en Bahréin desde finales del siglo XX, y se ha observado a través de las organizaciones internacionales que, en términos prácticos, no hay mejoría, deja mucho por reflexionar que una carta de parlamentaristas de la Unión Europea ponga el tema sobre la mesa una vez más y no las violaciones por sí solas. Aún con el carácter histórico de esta crisis de derechos, podría parecer que no se habla lo suficientemente de ello en los medios.

Fuentes de información utilizadas

  1. Aljazeera:
    1. https://www.aljazeera.com/news/2021/1/24/europe-mps-express-concern-about-human-rights-in-bahrain
    2. https://www.aljazeera.com/news/2016/6/14/bahraini-court-suspends-al-wefaq-opposition-group
  2. Amnistía Internacional:
    1. https://www.amnesty.org/es/latest/news/2017/01/bahrain-human-rights-on-the-brink-of-crisis/
    2. https://www.amnesty.org/es/latest/news/2019/03/bahrain-grim-human-rights-violations-behind-the-glamour-of-the-grand-prix/
    3. https://www.amnesty.org/download/Documents/MDE1113962015ENGLISH.PDF
    4. https://www.amnesty.org/download/Documents/24000/mde010012012es.pdf
    5. https://www.amnesty.org/en/latest/news/2017/05/bahrain-heading-for-total-suppression-of-human-rights-as-secular-opposition-group-banned/?utm_source=twitter&utm_medium=article&utm_term=&utm_campaign=social
  3. As it Happens: https://asithappens.space s.wooster.edu/impact-of-arab-spring-on-bahrain/
  4. Bahrain Freedom Movement: https://english.vob.org/?p=3275
  5. BBC:
    1. https://www.bbc.com/news/world-middle-east-22122792
    2. https://www.bbc.com/news/world-middle-east-40104731
  6. Cuenta de Twitter de Karen Melchior (del Parlamento Europeo): https://twitter.com/karmel80/status/1352677247874957312?s=20
  7. Cuenta de Twitter de Josep Borrell: https://twitter.com/JosepBorrellF
  8. Cuenta de Twitter de Sayed Ahmed AlWadaei: https://twitter.com/SAlwadaei/status/1353717579265830914?s=20
  9. DW: https://www.dw.com/es/bar%C3%A9in-cierra-su-%C3%BAnico-peri%C3%B3dico-independiente/a-39114556
  10. Frontline defenders: https://www.frontlinedefenders.org/en/statement-report/release-unjustly-imprisoned-human-rights-defenders-amid-covid-19-outbreak
  11. Human Rights Watch:
    1. https://www.hrw.org/news/2021/01/13/bahrain-no-improvement-rights-record
    2. https://www.hrw.org/reports/1997/WR97/ME-02.htm#P139_53612
    3. https://www.hrw.org/report/1997/12/10/bahrain-human-rights-developments-overview-1997
    4. https://www.hrw.org/report/1997/07/01/routine-abuse-routine-denial/civil-rights-and-political-crisis-bahrain
    5. https://www.hrw.org/legacy/wr2k/Mena-02.htm
    6. https://www.hrw.org/legacy/backgrounder/mena/bah-bck-0212.htm
    7. https://www.hrw.org/sites/default/files/reports/wr2012.pdf
    8. https://www.hrw.org/world-report/2019/country-chapters/bahrain#
    9. https://www.hrw.org/world-report/2020/country-chapters/bahrain#
    10. https://www.hrw.org/news/2021/01/13/bahrain-no-improvement-rights-record
    11. https://www.hrw.org/world-report/2021/country-chapters/bahrain#
    12. https://www.hrw.org/news/2020/04/06/bahrain-free-imprisoned-rights-defenders-and-opposition-activists
  12. International Socialist Review: https://isreview.org/issue/82/bahrain-and-arab-spring
  13. Kingdom of Bahrain Ministry of Foreign Affairs (sitio web): https://www.mofa.gov.bh/AboutBahrain/HumanRights/tabid/135/language/en-US/Default.aspx
  14. Middle East Monitor: https://www.middleeastmonitor.com/20210125-meps-criticise-bahrains-human-rights-violations/
  15. Proceso:
    1. https://www.proceso.com.mx/internacional/2012/3/16/bahrein-la-revolucion-incomoda-100164.html
    2. https://www.proceso.com.mx/internacional/2013/3/15/bahrein-la-primavera-arabe-solo-toco-la-puerta-115741.html
  16. Sitio web de Karen Melchior (del Parlamento Europeo): https://karenmelchior.eu/wp-content/uploads/2021/01/Letter-from-MEPs-on-human-rights-abuses-in-Bahrain-in-light-of-EU-cooperation-agreement.pdf
  17. Sitio web del Servicio Europeo de Acción Exterior: https://eeas.europa.eu/regions/middle-east-north-africa-mena_en
  18. The Guardian:
    1. https://www.theguardian.com/sport/2020/nov/26/f1-has-massive-problem-to-address-over-human-rights-says-lewis-hamilton
    2. https://www.theguardian.com/sport/2020/nov/25/formula-one-faces-charge-of-aiding-sportwashing-by-racing-in-bahrain