Argentina retoma medidas de confinamiento ante nueva ola de Covid-19

Mundo

El pasado 20 de mayo, las autoridades de Argentina declararon una nueva serie de medidas de restricción, durante los siguientes nueve días, debido al surgimiento y agravamiento de la segunda ola de contagios por covid-19.

Escrito por: Mariana González Correa

Imagen de Engin Akyurt en Pixabay

El pasado sábado 22 de mayo, Argentina emitió una serie de medidas estrictas de confinamiento por una duración de nueve días. Esto sucede en un panorama que el presidente, Alberto Fernández, denominó “el peor momento de la pandemia”, ante un fuerte aumento de casos de covid-19. Según cifras oficiales, se estima un promedio diario de 30 mil casos y 500 muertes por la enfermedad.

Las autoridades han decretado que, desde el 22 de mayo hasta el 30 de mayo, se tomarán estas medidas para prevenir y controlar los contagios. A partir del 31 de mayo, regresarán a las restricciones previas, con un confinamiento total durante el fin de semana del 5 y 6 de junio. Ante la gravedad de la situación, el presidente argentino afirmó: “Debemos asumir seriamente lo crítico de este tiempo y no naturalizar tanta tragedia. Debemos asumir la gravedad. No es momento de especulaciones, nadie tiene derecho a querer sacar ventaja de esto, debemos unirnos para superar esta catástrofe”.

Entre las medidas tomadas, destaca la restricción de circulación, ya que las personas deben permanecer en sus residencias habituales y solamente pueden circular en las cercanías de sus domicilios entre las 6 y las 18 horas, además de que necesitarán razones especialmente autorizadas para ir a las zonas de “alto riesgo” sanitario. En este orden de ideas, se extendió hasta el 11 de junio el cierre de fronteras para el turismo y la suspensión de vuelos que se dirijan y vengan de Reino Unido, así como los que provengan de Chile, Brasil, México e India.

Asimismo, en las áreas más afectadas, se suspendieron todas las actividades sociales, económicas, educativas, religiosas y deportivas presenciales. En este sentido, los comercios esenciales –como la venta de medicamentos, alimentos y artículos de limpieza–, se encuentran habilitados, mientras que los no esenciales sólo pueden operar por retiros en el local o entregas a domicilio.

Argentina en plena segunda ola de contagios

Estas medidas se dan en un escenario de incremento de los casos, las hospitalizaciones y las muertes por covid-19. De acuerdo con el gobierno de Argentina, con fecha al 24 de mayo, hay 3 millones 562 mil 135 casos confirmados, 354 mil 472 casos activos y 74 mil 480 muertes. En adición, el sistema sanitario se encuentra bajo presión máxima, pues la ocupación de camas asciende el 70 por ciento. Además, estas cifras han crecido exponencialmente en los últimos meses. Según The Guardian, desde inicios de marzo hasta el 20 de mayo, los casos diarios pasaron de 5 mil a un récord de 35 mil durante la semana pasada, mientras que las muertes aumentaron de 112 a 744, al martes 18 de mayo. Para el periódico británico, esta segunda ola de covid-19 tomó a Argentina con la guardia baja, con restricciones relajadas y una baja tasa de vacunación.

Por un lado, con datos de The Guardian, se estima que el 18 por ciento de la población argentina ha recibido al menos una de las dosis de la vacuna contra la COVID-19. Hasta el 24 de mayo, Argentina ha aplicado 11 millones 217 mil 593 dosis, siendo 8 millones 786 mil 600 de estas de la primera dosis. Por otro lado, las restricciones actuales profundizan aquellas implementadas desde el 9 de abril, que eran una extensión del Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO)

En resumidas cuentas, se facultó a las y los gobernadores de provincias para establecer las normas de limitación de la circulación, pero con mayores límites, tales como la necesidad de que sean temporarias y fundadas, así como que cuenten con la aprobación de la autoridad sanitaria jurisdiccional. Asimismo, algo característico de estas medidas era la noción de restringir lo menos posible, para cuidar las actividades sociales y productivas y darle énfasis a la fortalecer los cuidados, según la titular del Ministerio de Salud de la Nación Argentina, Carla Vizzot.

En este contexto, se ha especulado acerca de las posibles implicaciones de estas nuevas medidas en la economía argentina, que se encuentra en recesión desde hace tres años y se ha agravado por la crisis sanitaria. De hecho, en 2020, la economía se contrajo un 9.9 por ciento, además de que la pobreza alcanzó al 42% de la población y el desempleo llegó hasta un 11 por ciento. Ante esta situación, Alberto Fernández anunció que se brindarán ayudas económicas a los sectores vulnerables, así como a empresas y comercios afectados por las disposiciones recién emitidas. De igual manera, Argentina se encuentra negociando una reducción o eliminación de los recargos de sus deudas con el Fondo Monetario Internacional, quien le brindó 44 mil millones de dólares en el marco de un programa suscrito en 2018.

Además de las cifras previamente acotadas, esta ola ha provocado que Argentina se encuentre en el tercer lugar del ranking mundial de mayor cantidad de contagios diarios, después de Brasil e India. Adicionalmente, a nivel regional, la Organización Panamericana de la Salud declaró que, del más de millón de personas que han muerto por covid-19 en América Latina y el Caribe, el 90 por ciento se distribuye en cinco países, siendo Argentina la cuarta posición, con 73 mil 391 muertes con fecha del 22 de mayo.