Anonymous: las presuntas filtraciones

Mundo

Escrito por: Ulises Romero

Tras el homicidio de George Floyd a manos de un policía en Minneapolis, se ha desatado una ola de consecuencias sin precedentes. Racismo estructural expuesto, desigualdades evidenciadas, toques de queda. Las secuelas han ido de menos a más en muy poco tiempo. Hace unos cuantos días se presenció la presunta reaparición de Anonymous, un grupo de hackers activistas que se manifiestan siendo partícipes de movimientos sociales a nivel mundial. Dicho grupo presume abogar por la libertad de expresión y estar en contra de la censura a la ciudadanía, mientras que ciertos sectores los catalogan como personas que exageran sus actividades, pretendiendo robar información que se encuentra previamente publicada. De acuerdo con Joseph Marks, escritor del boletín informativo de ciberseguridad para The Washington Post, lo que el grupo carece de habilidad para hackear, lo compensa con su influencia en redes sociales.

Desde 2003, se han infiltrado en sitios web gubernamentales y corporativos alrededor del mundo. Sus intervenciones han sido de manera esporádica desde su fundación. Entre sus operaciones más famosas se encuentra el ciberataque a PostFinance y PayPal en 2012 por bloquear las cuentas de WikiLeaks, una organización mediática sin fines de lucro que se dedica a publicar documentos filtrados de manera anónima. Otra manifestación conocida por parte de este grupo de hackers fue en 2008 cuando se proclamaron en contra de la Iglesia de la Cienciología, cuestionando sus métodos y naturaleza. Intervenciones al FBI, riñas con grupos terroristas, y la lista sigue.

El 28 de mayo se filtró un video en redes sociales donde presuntamente Anonymous se vuelve a manifestar después de años de desaparecer del medio público. En dicho video envían un mensaje criticando lo hecho por el Departamento de Policía de Minneapolis. Además, mencionan que los oficiales culpables de homicidio deben rendir cuentas como lo hace el resto, ya que, de otra manera, supondrán que tienen licencia para actuar a placer, sin miedo a las consecuencias. La grabación culminó estableciendo por la falta de confianza en el sistema estadounidense para que se haga justicia, se le está amenazando con exponer ellos mismos los crímenes de las autoridades a todo el mundo. Una de las primeras acciones del grupo fue intervenir en la radio y página web de la Policía de Minneapolis.

Dado lo anterior, se reveló la existencia de una red internacional de tráfico sexual, junto con los nombres de supuestos individuos involucrados. Entre la lista de nombres se encuentran políticos, actores, empresarios, cantantes, tales como Donald Trump, Naomi Campbell, Jeffrey Epstein, Mick Jagger, Tony Blair, entre otros. Además, han filtrado información acerca de las muertes de personajes como la princesa Lady Di. Incluso el Vaticano fue tendencia en Twitter después de que múltiples usuarios manifestaron que la página web de la “Santa Sede” había sido hackeada, filtrando supuestas pruebas de abuso sexual por parte de miembros de la iglesia.

Aunado a esto, en Brasil, una cuenta en twitter de nombre anonymous brasil difundió este lunes los datos personales de algunos funcionarios públicos, entre ellos el presidente del país, Jair Bolsonaro, de algunos ministros y diputados. Vía Twitter se difundieron los números de teléfono y direcciones de estas personas. Como consecuencia de lo anterior, el presidente anunció que se están adoptando medidas legales para que los delitos no queden impunes.

Es importante mencionar que en ciertas circunstancias la información verídica y genuina está en manos de muy pocos. Además, esta misma información es maleable, falsificable, expuesta u oculta en diversas ocasiones a conveniencia de diferentes sectores. Ciertamente varios grupos intentan generar caos, algunos buscan maquillar la realidad, mientras otros intentan exponer lo confidencial. La realidad es que muchas veces no conocemos cuáles son sus verdaderas intenciones. Al final, de uno u otro modo, el mundo en el que vivimos, entraña tragedia y catástrofe, y hay que estar conscientes de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *