Ante la impunidad, resistencia estudiantil

Espacio Feminista Investigación Especial

Antes y durante de la pandemia, las alumnas del Tecnológico de Monterrey se han organizado para protestar en contra de la violencia de género que se vive en la universidad.

8M en el TEC de Monterrey

Es 8 de marzo de 2019. Decenas de alumnas del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México se abrazan en medio de la universidad. Hay lágrimas en sus rostros: son de rabia, de tristeza. Abrazadas, acuerpadas, llevan a cabo un performance en el que denuncia toda la violencia sufrida en la universidad. No es solo una alumna, son decenas. 

En la plaza Borregos, que sirve como punto de reunión para alumnos del campus, se colocan tendederos de denuncia. No solo aparece el nombre de uno o dos acosadores; son decenas de alumnos, profesores y directores. Un mensaje de texto llega al celular de un estudiante; su amiga le pide escribir el apellido de un compañero que la acosó: Chantaca. El alumno pide permiso a sus compañeras para colocarlo, sabe que no es su lucha y quiere respetar los espacios de las manifestantes. Las alumnas aceptan que escriba el nombre, lo apoyan: «rompe el pacto», le dicen. Tras escribir el nombre, se acercan más estudiantes, algunas asienten y toma el plumón decididas. La primera escribe un «x2» en referencia a que también fue acosada por él. A los pocos minutos la cuenta crece: x3, x4, x5… 

Uno de los tendederos de denuncia colocados por alumnas del TEC CEM.

En los tendederos de denuncia se nombraron alumnos, profesores y directores.

“El TEC encubre violadores” pudo leerse en uno de los edificios de ITESM campus Estado de México.

Entre las denuncias del tendero destacan las vertidas en contra del equipo de futbol americano y sus entrenadores. Según múltiples denuncias y testimonios recabados para esta investigación, ellos comparten una carpeta ilegal llena de fotos íntimas de alumnas. 

En medio de la protesta, la directora del campus, Verónica Pedrero, no aparece. Tampoco se pronuncia el Centro de Reconocimiento a la Dignidad Humana, mucho menos la oficina de género. El tendedero se repitió en varios campus con resultados iguales. El Tecnológico de Monterrey no se caracteriza por mostrar apoyo directamente a las compañeras que protestan, se abrazan y resisten.

Todo lo contrario…

Karina Melo, la encargada de la oficina de Conducta Estudiantil; Karla Urriola, la líder de la Oficina de Género; y el abogado que representa al TEC de Monterrey, Jorge Orta, han intimidado y amenazado a quienes documentan la violencia que se vive en la universidad. 

Ante la impunidad que sufren varias alumnas y profesoras del TEC de Monterrey, se han organizado colectivas y grupas de apoyo estudiantil. Muchas de estas han llevado sus denuncias a redes, donde esperan, al menos, ser escuchadas por más personas de la comunidad y poder así proteger a más mujeres de ser víctimas de acosadores, abusadores o violadores. 

Karina Melo ha citado en diversas ocasiones a alumnas que usan sus redes sociales para denunciar casos de violencia de género dentro de la institución. Melo ha sido señalada en múltiples ocasiones de amenazar a las alumnas que denuncian en sus redes.

Alumnas que hicieron denuncias en redes, y que fueron entrevistadas por este equipo de investigación, comentaron que ellas recibieron un correo en el que se les notificó que tenían que asistir a una junta con Karina Melo y otros directivos. En los correos no se hizo explícito el motivo de la junta. Al conectarse, de manera intimidatoria, las autoridades del Tecnológico de Monterrey les preguntaron sobre lo que habían publicado en sus redes sociales y las amenazaron con las posibles consecuencias a nivel disciplinario que sus publicaciones les podrían traer. Como mínimo, les dijeron las autoridades, estas denuncias ameritan que el «incidente» quede registrado en el expediente académico de las alumnas. Cuando las estudiantes preguntaron la razón de esto y pidieron les explicaran qué parte del reglamento prohíbe hacer denuncias en redes sociales, los directivos simplemente se rehusaron a dar la información. «En ningún momento se me indicó qué parte del reglamento estaba incumpliendo» comentó una de las alumnas entrevistadas.

Aida

Aida, alumna del Tecnológico de Monterrey campus Toluca y anteriormente de Prepa TEC campus Metepec, compartió diversos casos de violencia de género al interior de estos dos campus. Aida mencionó que ella ha organizado diferentes actos de protesta como performance y tendederos.

Los tendederos son una manera en que las víctimas de violencia sexual y/o de género pueden denunciar a sus agresores. Estos actos de protesta ayudan a que las sobrevivientes que no han encontrado un espacio seguro de denuncia puedan alzar su voz y encontrar apoyo colectivo de diversas mujeres. Los tendederos también sirven para comenzar líneas de investigación de las personas acusadas, o al menos así debería serlo, pero en el Tecnológico de Monterrey no es así.

«Para colocar el tendedero nos pusieron la condición de no poner ni un solo nombre», afirmó Aida en entrevista para PICO Informativo. «¿Cuál es el caso de esto si la intención es proteger a las compañeras de agresores», cuestionó.

Finalmente Aida comentó haber aceptado las condiciones impuestas por el Tec de Monterrey por temor a represalias. «No son uno, dos o 3 casos. Fueron mucho más de 50 casos los denunciados».

Aida señaló a dos profesores denunciados y que después de la protesta todavía trabajaron para la universidad durante mucho tiempo. Estos mismos dos profesores fueron denunciados públicamente por la cuenta #MeToo_TolucaMetepec de acosar a alumnas menores de edad pertenecientes a la preparatoria del Tec de Monterrey, campus Metepec.

Manuel Quintanilla y Christian Abbott han sido señalados por diversos testimonios de alumnas, en ese entonces menores de edad, de pedirles fotos íntimas, citarlas a solas en el salón y de invitarlas a salir.

Aida también destacó el caso de despido injustificado que sufrió la exprofesora del TEC campus Metepec, Neshma Fairuz, quien fue despedida después de denunciar a dos alumnos que la acosaron, uno de ellos cercano a la entonces directora del campus Mayra Burke Velez. Esta misma directora fue quien finalmente despidió a Neshma sin justificación alguna y después de revictimizar a la profesora.

Cuando Neshma iba a ser despedida tras denunciar el acoso que padeció, el Director Regional Occidente y Preparatoria Guadalajara, Chandra Bhushan Choubey, le dijo a la profesora: «a la siguiente cáele mejor a tus jefes», según pudo documentar el equipo de investigación de PICO Informativo.

Conoce a fondo el caso de Neshma en este video

Finalmente, Aida también recordó el Dropbox (almacenamiento en la nube) en el que varios alumnos del TEC tenían fotos íntimas de compañeras.

La resistencia sigue durante la pandemia

El 8 de marzo de 2021, pandemia y confinamiento mediante, las alumnas del Tecnológico de Monterrey a nivel nacional realizaron protestas virtuales. Entre las actividades realizadas destacó un tendedero virtual en la que cada campus del TEC de Monterrey realizó denuncias públicas.

Carátula del tendedero virtual del 8M 2021
Así funcionó el tendedero virtual promovido por la comunidad del ITESM.

Ante este panorama las colectivas de alumnas realizan seguimiento de casos y acompañamiento emocional. Entre las colectivas más activas destaca la Alianza Grirto Violeta, la cual increpa públicamente al Tecnológico de Monterrey por los casos de violencia de género que han documentado.  

Las estudiantes de la Alianza cubren su identidad, pues saben que el TEC toma mayores represalias en contra de quienes exhiben los casos de impunidad y violencia que contra los victimarios. Consultadas para esta investigación, las participantes del colectivo  comentaron que en reiteradas ocasiones las han amenazado y cuando piden diálogos con los directivos, estos las dejan plantadas, cambian súbitamente las condiciones del diálogo o simplemente las dejan fuera de actividades que el TEC de Monterrey realiza para la prevención de la violencia de género. 

Además de la protesta virtual, el 11 de junio de 2021 se llevaron a cabo protestas presenciales en los campus Monterrey, Santa Fe, Puebla y Ciudad de México.