Sueño de Fuga: La película que el paso del tiempo volvió grande

Escena

Escrito por: Diego Kerlegand

Todos hemos escuchado la frase, “el tiempo le sentó bien”, la utilizamos para describir cosas que en el momento de su creación, no tuvieron tanto impacto o aprecio, pero que con el paso del tiempo se volvieron aún más importantes. Esto puede tener como finalidad, hacer que las personas aprendan a reconocer las características invaluables de estas cosas. Esto sucede a menudo en el cine, existen películas que en el momento de su lanzamiento no reciben el reconocimiento de la crítica o la aceptación del público en taquilla, pero unos años más tarde, se les da un lugar más alto en la historia. El ejemplo perfecto es la película “Sueño de Fuga”.

En 1994 fue estrenada una cinta que adapta el relato “Rita Hayworth y la redención de Shawshank” el cual es una de cuatro historias del libro “Las cuatro estaciones” escrito por el famoso Stephen King, un autor bastante adaptado tanto al cine como la televisión. Es curioso como las historias más famosas de King como lo son “Eso”, “La Torre Oscura”, o “El Resplandor” han tenido un recibimiento mixto por parte de los fans más acérrimos por su trabajo, así como de la crítica. Sin embargo, sus historias no tan populares son las que han llegado a tener un mayor éxito con la crítica y el público, como “Milagros inesperados”, o la razón de este articulo, “Sueño de Fuga”.

Esta película fue dirigida por Frank Darabont, hombre a quien le podemos atribuir las mejores adaptaciones de King, ya que solo 5 años después dirigió también “Milagros inesperados”. 

Sueño de fuga es protagonizada por Tim Robbins y Morgan Freeman, podemos decir que es la película que terminó por consolidar a Freeman, ya que un año después protagonizó “Seven” junto a Brad Pitt. 

La historia narra la vida de Andrew Dufresne, un banquero que es enviado a prisión acusado injustamente por el asesinato de su esposa y su amante. Pero no es recluido en cualquier cárcel, no, lo sentencian a cadena perpetua en “Shawshank”.Esta resulta ser la peor prisión de la época, lugar donde toda la vida y esperanza caen para morir. En ella conocerá a “Red”, el típico preso que puede conseguir cualquier cosa, con el que formará una única e irrompible amistad. La película gira en torno a los años de Andrew en prisión y como es que va evolucionando dentro de ella. Lidiando con la corrupción, las golpizas, pero más importante aún, con la desesperación. Esta historia nos habla acerca de un hombre y su esperanza.

La cinta es hermosa, con una narrativa llevada por la voz del gran actor Morgan Freeman, quien nos cuenta desde su perspectiva cómo es que percibe a su amigo y cómo la presencia de este, cambia la vida de todos los ahí recluidos, incluida la suya. Andrew es un personaje que a pesar de ser golpeado por la vida, elige tener esperanza y busca salir adelante en todo momento, es su fuerza y su luz lo que le permite sobrevivir, es el completo opuesto a todo lo que representa “Shawshank”, parece ser el único inmune a la aparente energía negativa y lúgubre de la prisión.

Esta película estuvo nominada a los premios de la Academia en 7 categorías, pero no consiguió ganar ninguno. Esta fue opacada por la gran ganadora de ese año “Forrest Gump”. 

Al igual que Andrew Dufresne, la cinta se arrastró por una cañería a través de los años, y fue la consolidación del internet y las redes sociales, lo que permitió a esta película recibir un mayor reconocimiento tanto por la crítica especializada como por el público. Ya que actualmente en IMDb, la mayor base de datos de películas en internet donde navegan más de 100 millones de usuarios, la catalogan como la mejor película de la historia, superando incluso a “El Padrino”. 

Una película que pasó sin pena ni gloria en los momentos posteriores a su estreno y que, desafortunadamente, fue olvidada por la Academia. Se mantuvo fiel a la esperanza y que con el paso del tiempo, obtuvo su debido lugar entre las mejores películas de la historia.

Una historia que habla sobre la esperanza, la amistad y el mantenerse fieles a uno mismo, y que al final del túnel siempre habrá una luz. Esta película la encontró, y nos ha permitido a más de una generación atestiguar y reconocer su grandeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *