¿Sigue funcionando el cine de superhéroes?

Escena

A pesar de que las películas de superhéroes han tenido un gran impacto y alcance en los cines durante los años, recientemente han demostrado una decadencia en su popularidad. ¿A qué se debe este fenómeno?

Escrito por: Fernando Curiel

El cine de superhéroes llegó a su apogeo en 2018, después de que al inicio del siglo XXI las compañías de cómics enfrentaron una crisis económica muy fuerte, esto las hizo vender los derechos cinematográficos a Sony y a Disney. Desde entonces se han estrenado diversos filmes, pero poco a poco este género esta volviendo a decaer y estas películas podrían volver a ser películas de nicho.

Anteriormente a la llegada de Iron Man (2008), existían varias películas de superhéroes que llegaron a las pantallas, la mayoría de ellas pasando desapercibidas y otras solo siendo vistas exclusivamente por las personas fanáticas de los cómics. Hubo algunos grandes destellos como el caso de la trilogía de Christopher Nolan: Batman: The Dark Knight, pero fuera de eso ninguna tuvo la trascendencia que logró Paramount con El Hombre de Hierro. Sin embargo, el verdadero boom que viralizó el género de superhéroes, fue hasta el 2012 con el estreno de The Avengers (2012), marcando por primera vez en la historia un crossover en una película. Esto impulsó su alcance y captó la atención de más público, logrando obtener el visto bueno para que Disney continuará con un universo compartido de los personajes de Marvel; incluso este universo se expandió a la televisión, siendo un éxito tanto en la pantalla chica como en la grande.

Este universo cinematográfico tuvo su etapa final en Avengers: Endgame (2019); muchas personas vieron esto como el final de una serie, por lo que todo lo demás que Disney anunció que vendría después de esta etapa, ya no lo consideraron prometedor. Este final tan marcado para los fanáticos, más la llegada de la actual pandemia mundial COVID-19, incrementó de manera exponencial el desinterés del público por las películas de superhéroes.

Esto no solo fue para las películas de Marvel, pues la compañía competencia, DC Comics, experimentó algo similar. Ellos no lograron el mismo impacto con sus películas que Marvel, sin embargo, seguían teniendo muchas ganancias y un gran público. Por ello, estrenaron durante la pandemia Wonder Woman: 1984 en 2020. De acuerdo con la IMDb, su predecesora Wonder Woman del 2017 recaudó más de 600 millones de dólares en ganancias, mientras que la segunda entrega se quedó algunos millones abajo antes de recuperar la inversión, es decir, perdió dinero.

Este es un caso drástico, pero que ejemplifica la posible decadencia de este género. Incluso las más recientes películas de Marvel: Black Widow y Shang-Chi (2021), tuvieron ganancias inferiores a las obtenidas por Iron Man en 2008. Esto tomando en cuenta el pico en 2017 cuando se estrenó Spiderman: Homecoming (2017), hasta la última película: Endgame. De igual manera, las series de superhéroes lanzadas últimamente no han tenido la recepción esperada.

Campana de Gauss

Al analizar las cifras se ve que se comporta como una Campana de Gauss; herramienta utilizada en estadística para describir un comportamiento donde se tiene un incremento desde cero hasta llegar a un tope, y luego vuelve a un decremento hasta llegar a cero. Esta tendencia solo indica que el público está perdiendo interés por el género de superhéroes.

Si esta falta de interés que se ve reflejada en las ganancias de las películas de superhéroes sigue una distribución normal, entonces va a regresar al punto de partida, donde estas películas solo serán llamativas para ciertos sectores y no para un público masivo.

A la vuelta de la esquina están películas como Venom: Let There Be Carnage y Spiderman: No Way Home, siendo ambas producciones de las más esperadas. ¿Será que estos filmes lograrán realzar la popularidad del género? ¿O será que realmente seguirá bajando su popularidad? Eventualmente todo debe de regresar al origen, sin embargo la verdadera pregunta es: ¿cuánto tiempo más estará vigente el género?