Saltar al contenido principal
Secciones
Escena

Malcolm y Marie: la película filmada en secreto

Escrito por: Renata Escobar

Malcom y Marie, la película filmada durante el confinamiento ya se encuentra disponible. Su director Sam Levinson, decidió realizarla únicamente con dos actores y una locación.

“El cine no tiene que tener un maldito mensaje, tiene que tener corazón y electricidad”, esta es una de las frases más poderosas que ha hecho enojar a muchísimos críticos que se sintieron directamente atacados e incómodos con parte del discurso que contiene esta película.

Malcolm y Marie (2021) es una película que busca a través de una puesta en escena realmente estudiada, detallada y bastante expresionista, hacerse notar. La película usa unas formas cinematográficas muy marcadas; los travellings están muy acentuados, los planos de secuencia también, toda la planificación de la película está bien pensada y a la vez hay un cierto exhibicionismo de estas formas.

De una manera muy astuta, comenzó a publicitarse como la película de Netflix filmada en secreto durante la pandemia, la cual se filmó el año pasado en el 2020 cuando se habían pausado la mayoría, si no es que todas, de las grandes producciones. Sin embargo, con todos los protocolos sanitarios el director Sam Levinson decidió filmar en un poco más de 2 semanas, con dos únicos actores: John David Washington y Zendaya; y en un único decorado o locación que es la casa en donde viven, nos dan esta obra de arte en blanco y negro.

Malcolm es un director de cine quien llega a su casa extasiado después de proyectar su película, la cual fue elogiada por la crítica que asistió a la premiere, lo interesante es que su pareja no se muestra feliz o emocionada. Esta diferencia de actitud actuará como una bomba silenciosa que explotará a los pocos minutos, en donde la pareja tendrá momentos de catarsis, diálogos hirientes de ambos lados y un continuo descubrimiento del otro y de sí mismos a través de estas discusiones; eso sí, las discusiones de pronto pueden llegar a sentirse cicladas y repetitivas.

Durante la película, el director Sam Levinson critica incisivamente la forma en la que al día de hoy películas se quieren ver con un lente político y como es que juega un rol tan importante el tema de la identidad, es decir, el común discurso y la intención de una película pueden cambiar tanto y verse sofocados dependiendo de si está dirigido por un hombre, por una mujer, por un hombre negro, por una mujer negra, etc.  El hecho de que se queje tan elocuentemente de los racistas que pueden llegar a ser las personas, es algo que posiblemente no ha experimentado, pero eso no quita que siga teniendo argumentos sólidos y congruentes

Llegamos al otro lado, y la razón por la cual muchas personas sí pueden llegar a conectar con esta película es por el retrato tan auténtico de una relación tóxica; tenemos más o menos una hora y media de una pareja discutiendo, pero gracias a un buen guion y a un ritmo dinámico esta situación no se vuelve tan tediosa, en algunos breves momentos es fascinante presenciar un silencio incómodo tal y como es, cada palabra o expresión puede detonar un conflicto entre ambos.

Las actuaciones de Zendaya y John David son tan magnéticas que por momentos piensas que tú estas dentro de su casa irrumpiendo en su discusión. En fin, es una película que no va a dejar indiferente a nadie, ya sea por el cómo aborda el tema de la dependencia, el egoísmo, el autosabotaje o por su discurso ante críticas cinematográficas.

Malcolm y Marie esta actualmente en Netflix, así que ya sabes que ver este fin de semana, relájate y dale una oportunidad a la obra de Sam Levinson.