Saltar al contenido principal
Secciones
Escena

La historia de La Fée aux Choux

Después de más de 100 años de haber realizado La Feé aux Choux , el nombre de Alice Guy, directora del primer filme de ficción, apenas se vuelve conocido.

Alice Guy
Fuente: Naiz

Escrito por: Renata Escobar

Desde los inicios de las grandes civilizaciones, la humanidad ha estado interesada en conocer las acciones y acontecimientos previos a su existencia. Heródoto, conocido como el padre de la Historia, vivió entre el 484 y el 425 a. C.; ya en ese entonces se interesaba y reconocía la importancia del conocimiento de la actividad humana en retrospectiva.

Casi dos mil años después, el cine, cuyo nacimiento oficial sucedió el 28 de diciembre de 1885, careció de un registro meticuloso que nos permitiera conocer su cronología precisa con autores y fechas; provocando que en la actualidad no se pueda bautizar a alguien como Padre o Madre del Cine sin ocasionar un debate.

Sin embargo, es posible estudiar y analizar la historia del cine basándonos en los primeros registros, afiches y filmes recuperados por instituciones, filmotecas, cinetecas, etcétera; que se han dedicado a la recuperación de materiales haciendo posible el estudio y análisis del material encontrado. Podemos llamar a todos los precursores del cine; los hermanos Lumiére, Edison, Dickson, Marey, Demenÿ y Porter, como los primeros cine-documentalistas de la historia por haber logrado captar acciones cotidianas y compartirlas con la audiencia.

Pero, en el cine de ficción, es hasta hace un par de años que se hace famoso el nombre de la directora Alice Guy; pues en el cine como en otras artes, durante mucho tiempo se ocultó la labor de las mujeres en la dirección.

Es en 1896, sólo un año después de la proyección de La llegada del tren en el Grand Café de París; que la parisina Alice Guy, siendo secretaria de los estudios Gaumont, dirige La Feé aux Choux (El hada de los repollos). Este, es el primer filme histórico que hace uso de la ficción; esta película es la adaptación del cuento de hadas francés que cuenta que los niños nacen de los repollos y las niñas de las rosas; además de ser el primero en durar más de un minuto.

Una de las obras más conocidas de Guy es Las consecuencias del feminismo en 1906, película que ya rebasa los seis minutos de duración. Esta película es una ficción que plantea un mundo en el que el feminismo ha dado demasiado poder a la mujer, tanto que ahora se comportan como hombres; y en cierta forma ridiculiza las actitudes de los hombres en la vida cotidiana.

Alice Guy en 1906 ya estaba dando lecciones que permanecen a la fecha; como que el cine puede representar, reforzar o ridiculizar las ideologías y estereotipos de la época. Entre 1902 y 1907 Alice Guy ya hacía películas con el Cronófono, aparato que permitía sincronizar imagen y sonido. Periódicos, libros y cartas sirven de evidencia de estos filmes pues muchos se perdieron a lo largo del tiempo.

En 1905 es cuando filma en España Voyage en Espagne o La malageña y el torero; este último coloreado a mano, técnica también moderna para el momento.

En 1906, La Vie du Christ la primer gran superproducción de la que se tenga conocimiento; con 33 minutos de filme, 25 decorados y 300 extras.

En 1907 Alice Guy se muda a los Estados Unidos. Tiempo después crea, con Herbert Blaché, la productora “Solax” en 1910. En este país Alice produce filmes de diferentes géneros como westerns, comedias, dramas y de ciencia ficción. Alice regresa a Francia en 1922, dejando de producir.

La historia se ha escrito y reescrito permanentemente, los historiadores y arqueólogos encuentran hallazgos constantemente que hacen que se replanteé la línea del tiempo de la humanidad. Así como Alice, seguramente hay más obras fílmicas de otras mujeres sin autoría, de las cuales ojalá algún día escuchemos.