El test de Bechdel: ¿Cómo medir la representación femenina en el cine?

Escena
Panel de la tira cómica donde se originó el test de Bechdel

El test de Bechdel fue creado por la caricaturista Alison Bechdel para evaluar la representación femenina en el cine. Desde su creación en 1983 el test mantiene su vigencia.

Escrito por: Javier Pascal Flores

El test nace de Alison Bechdel, caricaturista que en 1983 hace una tira titulada Dykes to Watch Out For, en donde las protagonistas van al cine y discuten la poca representación femenina en las películas. En la tira cómica The Rule, una de las personajes dice que ella únicamente acepta ver una película si cumple con los siguientes requisitos: Aparecen al menos dos personajes femeninos, las cuales se hablan entre ellas sobre algo distinto a un hombre.

Representación femenina en el cine

La edad de oro del cine fue en los 30s y 40s, durante ese tiempo el cine era la principal fuente de entretenimiento popular, la gente atendía al cine dos veces por semana y las salas llegaban a tener hasta tres mil personas; en 1946 en Inglaterra se registró la mayor asistencia semanal de visitantes al cine, con treinta y un millones de visitas cada semana.

En esta época se estrenaron películas de guerra como Wings y All Quiet on the Western Front; también clásicos como Gone with the Wind, Casablanca y Hamlet. Todas estas son películas que ganaron el Oscar a mejor película, de estas mencionadas solo Gone with the Wind superan el test de Bechdel.

En los 50s y 60s salieron películas musicales como An American in Paris y The Sound of Music; pero también clásicos como Ben-Hur, Lawrence of Arabia, Midnight Cowboy y My Fair Lady. En estas décadas son alrededor de la mitad de las películas las que pasan el test, sin embargo, en la práctica hay otra historia.

Los 70s y 80s fueron décadas grises para la representación femenina en el cine, tenemos películas como Patton, The Godfather parte I y II, One Flew Over the Cuckoo’s Nest, Rocky y Pelotón. Estas películas, aunadas a sagas como James Bond, Misión Imposible y todos los westerns de Eastwood; consolidan la idea del macho hombre autoritario, carismático, ávido con las mujeres pero no con sus sentimientos, fuerte, agresivo y violento. Curiosamente en estas décadas también está Terms of Endearment, la cual salió en 1984, que es la única película en la cual la proporción del diálogo está dividida casi equitativamente entre hombres y mujeres.

Los 90s y 00s empiezan a contar una historia diferente; algunas de las grandes películas de esta década como Pulp Fiction, Schindler’s List, No Country for Old Men y Shakespeare in Love empiezan a pasar el test de Bechdel. También tenemos la única ocasión hasta ese tiempo, en la cual una mujer gana el Oscar a mejor directora: Kathryn Bigelow por la película Hurt Locker. Sin embargo, esta película falla rotundamente en el test de Bechdel. Además tenemos películas que apenas y pasan, Schindler’s List lo hace pero la cantidad de diálogo que tiene una mujer es de menos del 5%. Gladiador tiene a un personaje femenino muy fuerte: la hija del emperador , Lucilla. Este personaje ocupa hasta 15% de todo el diálogo, pero, gracias a que está rodeada de puros hombres, la película tampoco pasa el test.

En los últimos veinte años las cosas han estado cambiando, las películas cada vez tratan más del machismo, el papel de la mujer y los roles de género; películas como Lady Bird, Call me by Your Name, Moonlight, Promising Young Woman, Little Women, Bombshell, Wonder Woman, The Help y Mad Max: Fury Road son algunos ejemplos de que estos temas además de ser hablados son consumidos en masa. No obstante, todavía tenemos disparidad en la representación, Green Book, Moonlight y Spotlight son películas que ganaron el Oscar pero en realidad no pasan el Test de Bechdel. Argo aunque pasa el test, cuenta con una representación femenina en el diálogo de menos del 5%.

Este año 2021 hizo historia en los Globos de Oro; Regina King, Chloe Zhao y Emerald Fennel fueron nominadas a mejor directora, y fue la primera vez que se tuvo a más de una mujer nominada para esta categoría. La última mujer nominada a mejor directora fue Ava DuVernay por Selma en 2014, y la única mujer que ganó fue Barbra Streisand por Yentl en 1984.