De viaje en el tiempo y familia

Escena

Escrito por: Ángel Alonso Sánchez Mérida

Volver al futuro o también conocida por su título original Back to the Future es una película de 1985, considerada por muchos como una de las mejores del género de la ciencia ficción. Cuenta con un guión original de Robert Zemeckis, quien también es el director de este trabajo, y está producida por Steven Spielberg. El primero es conocido por sus éxitos con películas como Forrest Gump (1994) y Cast Away (2000), mientras que Steven Spielberg es mejor referenciado por su trabajo como director en E.T. (1982) y Jurassic Park (1993).

La película gira en torno al tema de la familia, poniendo como pretexto el viaje en el tiempo. Marty McFly, quien es interpretado por Michael J. Fox, por una circunstancia de vida o muerte, termina viajando al año 1955 con la máquina que inventó su amigo y mentor el Dr. Emmet Brown, interpretado por Christopher Lloyd. Durante ese viaje, Marty interrumpe el momento en el que sus padres se conocieron, causando así que no se enamoren a primera instancia y poniendo en riesgo su propia vida y la de sus hermanos. Ahora la misión de este viajero es lograr que sus padres se enamoren y regresar al presente que él conocía.

El largometraje no tarda ni un segundo en arrancar y te da un contexto completo desde la primera escena, usando los relojes para hacer referencia a los viajes en el tiempo y el amplificador que explota para demostrar la personalidad del protagonista. El desarrollo tiene justo la combinación perfecta entre la realidad y la ficción. A lo largo de la cinta vemos la historia del personaje de la mamá y del papá de Marty conociendo más sobre ellos y por qué son cómo son, además de que conocemos más sobre la parte sentimental y humana del Doc.

La película termina con un final abierto, dando paso a otras dos películas: Volver al Futuro Parte 2 (1989), cuya historia se sitúa en el año 2015, y Volver al Futuro Parte 3 (1990), donde nuestros personajes retroceden tanto en el tiempo que Marty llega a conocer a sus ancestros.

Por la parte técnica, la cinta tiene unos efectos especiales muy vistosos y mágicos para la época, aunque es en el departamento de arte donde está el brillo verdadero de la obra. Te traslada por completo de una época a otra cambiando los modos de vestir y los escenarios de la ciudad.

Desde luego, la pieza de arte que más reluce es el DeLorean, la máquina del tiempo, a la que en realidad no se le quita el aspecto de que es un coche, pero se vuelve especial y representativo de los viajes en el tiempo.

La historia de Marty y el Doc ha sido referenciada u homenajeada varias veces de diferentes maneras, como en la película Wizards of Waverly Place: The Movie (2008) o en un episodio de la serie de Nickelodeon, Henry Danger, y hasta en una versión limitada de tenis Nike. La película recibió un premio Óscar en la categoría a “Mejor edición de sonido”, y el premio Saturn como “Mejor Película de Ciencia Ficción”.

El film tiene personajes muy carismáticos y una trama conmovedora que hace que el espectador se quede atado al asiento y se quede con ganas de ver más. La cinta es excelente para ver con toda la familia. No hay duda sobre porque forma parte de la cultura popular, es toda una referencia dentro de su género y un “tienes que ver” para cualquier cinéfilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *