La comunicación es clave en la crisis de precios

Economía

A pesar de que los gobiernos han actuado de diversas maneras para ayudar a los compradores durante momentos de necesidad, desde el comienzo de la pandemia, los mercados de todo el mundo han experimentado problemas similares como el Price gouging.

http://www.bellevuereporter.com/

Los estantes vacíos y la escasez de productos médicos e higiénicos fueron consecuencias en el mercado derivadas de la crisis. Entre las consecuencias más comunes: el Price Gouging, que se refiere al aumento de los precios de los bienes esenciales debido a un aumento de la demanda durante el estado de emergencia. Por lo tanto, surge el debate político sobre las mejores medidas a tomar frente a esta práctica.  

Por un lado, los consumidores tienden a percibir negativamente el aumento de los precios, porque asumen que los distribuidores se están aprovechando de ellos (lo que en algunos casos es cierto), pero economistas  defienden esta práctica argumentando que las fluctuaciones de precios permiten asignar recursos escasos donde más se valoran. En otras palabras, los altos precios disuaden el acaparamiento y fomentan las decisiones orientadas a la conservación.  En consecuencia, se crea un gran incentivo para introducir productos en el mercado, mejorando así la distribución.

El problema es evidentemente grave cuando, en las economías desiguales, los altos precios limitan el acceso a los servicios necesarios, especialmente para la población de menores ingresos. Esto es particularmente significativo con la pérdida actual de millones de empleos. 

En consecuencia, la mayoría de los estados de los E.U.A han establecido el aumento de precios como una violación de la injusticia y los fiscales generales están advirtiendo a los consumidores que estén alerta. Mientras tanto, con muchos productos agotados en las tiendas, los compradores están eligiendo opciones de venta al por menor, en línea, siendo Amazon una de las plataformas más afectadas.

Un informe publicado por el Fondo de Educación PIRG de los Estados Unidos examinó 750 productos de 15 categorías diferentes reveló que, de los listados recogidos 409 vieron aumentos de precios de más del 20 por ciento y al menos 136 se duplicaron en precio.

https://uspirg.org/

Según Amazon,  tienen tolerancia cero para el Price Gouging, y han implementado tecnología automatizada dinámica para buscar y detener ofertas a precios irrazonables. Con un equipo centrado en identificar e investigar productos de precio injusto, ya han eliminado más de medio millón de ofertas de la tienda y suspendido casi 4.000 cuentas de venta por violar sus políticas de precios justos. 

Del mismo modo, han entregado a los fiscales federales información sobre los vendedores que sospechan que han participado en la venta desmesurada de productos relacionados con la crisis del COVID-19. Como se indicó durante un comunicado de prensa,  “Amazon atrapó a tres malos actores que intentaban vender productos a precios atroces”. Después de que les quitaran sus cuentas; Amazon las remitió a la fiscal general de Nueva York, Leticia James, quien recogió la investigación y multó a los tres vendedores.

La experiencia de Amazon con el aumento de precios es un claro ejemplo de la evolución de las prácticas alternativas con fines de lucro. Es decir, a pesar de que el aumento de precios solía estar asociado con desastres naturales, ahora está más relacionado con la pandemia. Del mismo modo, solía ser más popular en las tiendas físicas y ahora se ha transferido a las digitales. 

Por lo tanto, así como las prácticas evolucionan, también debe hacerlo el debate. En México, por ejemplo, no existe una expresión equivalente al Price gouging; las más cercanas son especulación y acaparamiento, pero ninguna de esas palabras se menciona, ni una sola vez, en la Ley Federal de Competencia Económica.  No obstante, esto no tiene que ser necesariamente trágico, en cambio, puede significar una oportunidad tanto para el gobierno como para el sector privado de promover el diálogo.