El Bitcoin no es un momento, es un movimiento

Economía

El Bitcoin alcanzó su último máximo relativo en 2017, cuando el valor del Bitcoin se acercó a $20,000 USD. Esta criptomoneda ha tenido altos y bajos drásticos. Entiende cómo funciona el Bitcoin en este artículo.

Escrito por: María Fernanda Boo Méndez & Paulina Villanueva Chávez*

¿Qué es el Bitcoin?

El Bitcoin es una moneda digital creada por Satoshi Nakamoto, alias del fundador, en 2009. Es una divisa que no está controlada por banco o gobierno alguno, por lo tanto, sus causantes la usan como reserva de valor que varía constantemente, como ocurre con otras monedas del mercado, pero de manera más continua.

Las transacciones de esta moneda se realizan sin la necesidad de intermediarios para las compras de productos o inversiones, haciendo los movimientos de manera más sencilla. Varias ya son las empresas que poco a poco se suman a la aceptación de las criptomonedas como método de pago, como son PayPal (U.S.), BBVA Suiza (que lanzará pruebas de servicio de compraventa y custodia de activos digitales en 2021), MasterCard (junto con Criptan, plataforma española, lanzan CriptanCard, tarjeta que permite pagar criptomonedas en cualquier establecimiento físico y online del mundo que acepte MasterCard), Microsoft (se permite el uso de esta moneda virtual para la compra de juegos, música, películas o apps dentro de U.S.),  entre otras. Y aunque no todas las empresas tienen prisa para aceptarlas, se pronostica que muchas van a decidir seguir al final la fiebre de las cripto.

¿Cómo se consigue?

Como cliente, o próximo, se puede entender la funcionalidad sin adentrarse en los detalles técnicos. Ante todo, para conseguir esta moneda se pueden realizar 4 métodos:

  • Se pueden comprar directamente mediante aplicaciones con dinero de nuestras cuentas bancarias.
  • Al momento de que se reciba un pago de alguna bien o servicio sea mediante bitcoins.
  • Se puede conseguir por medio de una minería.
  • Comprando la moneda en una casa de cambio de Bitcoin.

¿Cómo funciona?

Uno necesita tener en la computadora o el teléfono un monedero o billetera virtual Bitcoin en donde se podrá generar su primera – y otras más adelante ya que son configuradas para usarse una única vez – dirección Bitcoin. La billetera Bitcoin se podrá compartir con otros usuarios permitiendo que se pueda pagar o cobrar a uno por algún producto o servicio.

Ya teniendo una billetera Bitcoin, los saldos y transacciones se pueden verificar mediante una cadena de bloques o “block chain” (ahí se ve la “contabilidad pública compartida”). De esta manera se asegura que el pago se haga, dejando intacto la integridad y orden de la cadena. Sabiendo que las transacciones se localizan en las billeteras Bitcoin y están aseguradas por las cadenas de bloques, se prosigue a saber que las billeteras Bitcoin cuentan con una clave privada, la cual se usa para firmar las transacciones en gasto de Bitcoins, y una clave pública, que es la que recibe los Bitcoins; siendo la privada relacionada con la pública.

Esta clave privada es parecida a cualquier contraseña de acceso a una cuenta bancaria, por lo que no debe de compartirse. Es la firma que evita que, una vez hecha alguna compra, el trato sea alterado por algún tercero y sea confirmado a través de la minería. Los mineros generan y validan los bloques que conforman la red “block chain” (en donde se registran todas las transacciones). Por lo tanto, el objetivo de la minería consiste en asegurar que ningún individuo use las moneras dos o más veces, o que este introduzca Bitcoins falsos.

¿Por qué se ha vuelto exitoso?

El creciente desarrollo de las inversiones en la compra de Bitcoin se ha apresurado en los últimos años. Antes, estas monedas eran consideradas solo para el uso por organizaciones ligadas al crimen para hacer transacciones, por ellos los gobiernos, bancos, economistas y potenciales inversores se habían opuesto a usar una red que no cuenta con algún tipo de autoridad. Sin embargo, volviéndose más común a través de los años, se han iniciado y tomado la puerta a invertir a los inversionistas y demás personas sin censura alguna. Con el crecimiento de aplicaciones que permiten hacer movimientos con Bitcoin en un par de minutos, el uso de la criptomoneda se ha intensificado. En lo que va de 2021 el coste del bitcoin ha tenido un crecimiento ascendente, pese a las ya mencionadas bajadas y advertencias de expertos que aseguran que, por medio de los peligros financieros, el Bitcoin puede explotar en cualquier momento.

¿Cuál es el riesgo?

El principal peligro, y más obvio, es que en un inicio la inversión se comporte de una manera prometedora, dejando que con el paso del tiempo la ilusión explote dejando a las personas en una ruina ya que sus inversiones no cuentan con respaldo ni “dueño” alguno haciendo que nadie se responsabilice de las perdidas.

Es por lo que constantemente los bancos de las grandes potencias mencionan el no invertir sus fondos en las criptomonedas si no quieren perder su capital. Además de que, los que no apuestan por el Bitcoin, se preguntan: ¿por qué invertir en algo que no tiene valor palpable?

Otros de los peligros es que existen diversas acusaciones de personas que realizan transacciones y al cabo de un tiempo resultaron estafadas, siendo inútil sus quejas por lo irreversible que son las operaciones, y que existe garantía alguna, aunque la empresa que almacena estas divisas se vea perjudicada por un ataque en sus instalaciones en línea. Por ellos si se quiere invertir en el Bitcoin se tiene que estar consciente y preparado por si llega a pasar una desgracia.