7 metas financieras que todo adulto debe tener

Economía

La educación financiera guiará nuestra toma de decisiones y marcará la diferencia en el camino hacia la independencia financiera. 

Escrito por: Finanzas al minuto

Fuente: Pexels

En el camino de alcanzar la independencia financiera, nuestra educación financiera guiará nuestra toma de decisiones y marcará la diferencia entre un camino más tranquilo o uno lleno de obstáculos. Para lograr una calidad de vida con finanzas personales saludables, todo adulto debería considerar las siguientes metas financieras:

  1. Protégete con algún seguro de gastos médicos mayores. Las emergencias médicas siguen siendo uno de los principales puntos que pueden dañar las finanzas de las personas, de manera permanente. Para evitar esto contrata un buen seguro de gastos médicos mayores, aunque ya tengas seguridad social. Recuerda que no sabemos cuándo puede suscitarse una emergencia, por lo cual esta debería ser una de tus primeras metas.
  2. Controla tus deudas. Ya sea que seas un recién egresado con un préstamo educativo a pagar, una persona con un crédito automotriz o hipotecario, o con una deuda por tarjetas de crédito, debes conocer tu deuda. Esto significa conocer la tasa de interés anual que estás pagando, qué monto de tu pago mensual es a capital y cuánto a intereses, el monto total a pagar y si hay penalización o no por abonos a capital. Esto te ayudará a crear un plan para terminar de pagar tus deudas antes del plazo definido y por lo tanto ahorrarte muchos intereses. Esta puede ser tu mejor inversión.
  3. Crea tu fondo de emergencia. Los seguros contratados o la tarjeta de crédito no son tu “fondo de emergencia”, este fondo es un dinero líquido que te ayudará a afrontar cualquier tipo de imprevisto. Una manera de visualizar este fondo es tener el suficiente dinero para cubrir tus necesidades básicas, si llegaras a quedarte sin trabajo durante cierto periodo de tiempo. Este dinero es aparte de los seguros, de tus ahorros e inversiones, ya que debe ser exclusivamente para verdaderas emergencias, si lo mezclas con alguna otra cuenta, no estarás respetando el objetivo que debe tener. Un monto objetivo para este fondo puede ser la cantidad para cubrir durante 3 meses tus gastos básicos, incluidas deudas; una vez que llegues ahí puedes extenderlo a 6 meses o hasta un año, este debe ser solo a tu propia consideración.
  4. Mejora tu educación financiera. Este es un punto crucial, ya que conocer las diversas herramientas financieras a tu alcance, así como tener el entendimiento de tus finanzas personales, te ayudará a tomar mejores decisiones, basadas en el plan financiero que puedas crear para ti mismo. Invierte en tu educación, ya sea mediante libros, cursos, seminarios, etc. Solo ten cuidado en no caer en engaños o estafas y que lo que estés aprendiendo sí puedas llevarlo a la práctica.
  5. Ahorra con metas claras. El dinero por sí mismo no es un fin, sino un medio, por lo cual el valor que le damos se refleja en lo que podemos hacer con él. Sin embargo, el dinero nos puede servir para adquirir infinidad de productos o servicios, que en el corto plazo nos pueden parecer de valor. Tener metas claras para nuestros ahorros nos permite darle mayor importancia a lo que podemos hacer con nuestro dinero en el futuro, de esta manera es más fácil respetar ese objetivo y no gastarlo con la primera cosa de “valor” que se nos cruce en el camino.
  6. Invierte para tu retiro. Para las nuevas generaciones esto debe ser prioridad, ya que nadie nos va a mantener en nuestro retiro, más que nosotros mismos. El mejor momento para iniciar con este objetivo es lo más pronto posible, ya que el tiempo es el mayor aliado de nuestras inversiones, así que si ya iniciaste tu vida laboral es momento de pensar en tu retiro. La mejor y más sencilla manera de hacerlo, es a través de un Plan Personal de Retiro.
  7. Genera varias fuentes de ingreso. Estamos en la era de la humanidad donde más trabajos disponibles hay, pero no así empleos. Y es que cada vez hay menos “empleos seguros”, pero hay más trabajos que puedes desempeñar de manera independiente. Contar con una sola fuente de ingresos es muy riesgoso para el mundo tan cambiante en el que vivimos, por lo cual aprovecha cualquier habilidad o pasión que tengas, para empezar a monetizar; en el mundo digital que vivimos, esto es más sencillo de lo que parece.

No te agobies pensando que tienes que cumplir todas y cada una de estas metas al mismo tiempo, reflexiona sobre cuál es tu prioridad y situación actual, selecciona una o dos metas como punto de partida y trabaja en ellas hasta que puedas concretarlas. Esto te ayudará a saber que eres capaz de lograrlo, así podrás avanzar hacia la siguiente meta de manera más sencilla, hasta que puedas cumplirlas todas y te conviertas en un adulto completo con tu dinero.