La importancia del hipocampo, a través de la memoria e imaginación, en las decisiones

Economía

Salud y Economía

Escrito por: Sandra Alexia Torres Anaya.

En la literatura económica, se suele encontrar que la toma de decisiones de los agentes es en función de su maximización de utilidad, racionalidad y preferencias. Sin embargo, a lo largo de los últimos años se ha debatido que difícilmente se cumplen estos supuestos, ya que el ser humano suele tener limitaciones cognitivas así como emociones que intervienen en las decisiones y sus respectivos beneficios. En este artículo, se hablará específicamente desde una perspectiva orgánica, es decir, desde la anatomía que existe en el ser humano, específicamente de la estructura del cerebro, y el impacto de los procesos neuronales de la memoria e imaginación en las decisiones económicas.

La imaginación es una forma de conocimiento que tiene gran relevancia tanto para la creación como para la comprensión del conocimiento. A partir de ésta, surgen nuevas perspectivas para entender el mundo, o en este caso, para entender, desarrollar e innovar la toma de decisiones económicas. Este proceso creativo es acompañado de la lógica y la razón, que dependen de la memoria, pues a partir de la observación, experiencia y patrones tanto el cerebro como el cuerpo almacena la información para aplicarlo cuando sea necesario. Estas dos funciones se presentan a lo largo de diferentes regiones del cerebro, pero la más importante es el hipocampo.

El hipocampo es parte del sistema límbico, es decir, de la región cerebral que regula respuestas fisiológicas; que incluyen instinto, memoria, emociones, conductas, entre otras funciones (Olivares et al., 2015); se ha demostrado que las neuronas provenientes de esta zona generan un sustrato anatómico que procesa y codifica la nueva información que se adquiere a lo largo del tiempo. Por lo tanto, la literatura médica considera que la capacidad de recordar y utilizar el conocimiento, que es la eficiencia cognitiva propia, dependiendo de lo bien que estas asociaciones organicen y coordinen toda la información (Solís & López, 2009). Entonces, se infiere que el hipocampo, de igual forma, es un mecanismo para asignar valores a los recursos, así como a los resultados esperados, que en este caso podría ser una inversión, tratos comerciales, imposiciones de tarifas o derechos económicos.

            Por consiguiente, también determina la motivación para motivar o perseguir metas u objetivos, ya que se activa la imaginación para crear posibles situaciones novedosas, como resultado de una decisión; agregando, la evaluación de las alternativas que existen, en función de los posibles resultados al preferir una a otra. Esto se puede observar en las elecciones intertemporales (Lebreton et al., 2013); por ejemplo, un individuo puede decidir si consumir en el presente o en el futuro de acuerdo al nivel de tasas de interés presentes o esperadas. Por lo que si se presenta un caso donde se asume un aumento de tasas en el tiempo futuro, el agente imagina una situación en que los precios aumentarán y que probablemente deba de estar preparado para enfrentarse a las posibles condiciones de mercado, motivandolo a ahorrar en el presente. En pocas palabras, es un proceso donde el hipocampo analiza las recompensas, ya sea a corto plazo (inmediatas) o a largo plazo; de acuerdo al conocimiento previo crea el escenario posible.

            Asimismo, el hipocampo es una zona que regula la impulsividad. Por lo que dependiendo de la estructura y la sanidad de esta área cerebral, se determina que tan probable es que una persona haga una decisión económica de forma más rápida, junto con su percepción de necesidades, memoria e imaginación de efectos resultantes.

            De igual manera, este tema ha sido ampliamente estudiado, por áreas como neuroeconomía, psicología y medicina, ya que es de gran importancia considerar que las decisiones económicas son hechas por humanos, que tienen limitaciones, memoria, conocimiento, imaginación, patrones y que son moldeados a partir de las diversas situaciones, tanto positivas como negativas, que se enfrentan día a día y que impactan en el desarrollo y giro de la economía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *