La Difusión: El Reto De La Educación Financiera

Economía

Escrito por: Clarissa Michel Rodríguez Montoya 

Los efectos económicos provocados por la actual pandemia están suponiendo un desafío para millones de personas a nivel global. Dentro de los problemas a los que la población se está enfrentado se encuentran el cierre forzoso de negocios que deriva en la pérdida de empleos, la caída del valor de los activos que socava las proyecciones de ingresos futuros y la desconfianza del consumidor como efecto de las nuevas normas de convivencia. Ante tal panorama complejo donde predomina la incertidumbre tanto económica como sanitaria. Expertos como González-Páramo, presidente del Consejo Asesor del Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA, recomiendan mantener, en la medida de lo posible, la salud financiera. 

En México, lamentablemente, las cifras existentes en cuanto a educación financiera son alarmantes. De acuerdo con datos presentados por la Condusef, sólo el 32% de los adultos tienen educación básica financiera. Porcentaje poco alentador cuando se compara con los números de Suecia, Noruega (71%), Canadá (68%) o el Reino Unido (67%), naciones con los más altos estándares en la materia. Asimismo, hablando sobre el ahorro, son escasos los mexicanos que lo perciben como un hábito. Tratándose de la población joven (de entre 15 a 29 años), un 47% no tiene una cultura de ahorro formal y un 87% no tiene una cuenta de ahorro para el retiro (Cura Deuda, 2019). 

No obstante, este fenómeno no corresponde necesariamente a la falta de herramientas y elementos para desarrollar tales conocimientos, sino a la falta de difusión que han tenido, lo que limita significativamente su alcance. Existen en el país programas e iniciativas de educación financiera, tanto públicas como privadas, sin embargo, no han sido losuficientemente efectivos para llegar a toda la población. Aunado a lo anterior, está el hecho de que el 70% de los mexicanos no muestra interés en relacionarse con lo relevante al sistema financiero formal ya sea por cuestiones de desconfianza o miedo (Cura Deuda, 2019). Así pues, el principal reto de la educación financiera en México está en romper con la brecha de la desinformación, impulsar la divulgación de mecanismos de enseñanza y motivar a la gente a mejorar su comprensión de los diferentes productos y servicios financieros, así como de sus riesgos y beneficios, para que desarrollen habilidades en la toma de decisiones y lograr un mayor bienestar económico tanto a nivel personal como a nivel país. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *