Sanciones, detenidos y declaraciones tras 3 días del evento trágico en el estadio Corregidora de Querétaro

Deportes

Para el ente futbolístico más importante del país y  la junta de dueños de la Liga MX no fueron suficientes los hechos del pasado sábado para ejecutar la sanción estipulada en el reglamento redactado por ellos mismos. 

Escrito por: Mauricio Medrano

Imagen: EFE

Después de casi 3 días de lo acontecido el fin de semana del 5 de marzo en el Estadio “La Corregidora” de Querétaro y tras las investigaciones por parte de la Fiscalía queretana y la Liga MX, Mike Arriola, presidente del ente deportivo, pudo dar una conferencia de prensa para dar a conocer las sanciones a las que se enfrenta el Grupo Orlegi y los Gallos Blancos de Querétaro. “Se impone al Club Gallos Blancos de Querétaro una sanción consistente en jugar durante 1 (un) año todos los partidos juegue como local a puerta cerrada, debiéndose computar dicha sanción del 08 de marzo de 2022 al 07 de marzo de 2023. Se precisa que, el Club podrá disputar sus partidos como local en la Sede actual o en otra sede para lo cual, deberá contar con la autorización de las autoridades de la LIGA MX. Por lo que hace a las categorías de Fuerzas Básicas y Femenil, se precisa que deberán de jugar durante (un) 1 año a puerta cerrada, pudiendo ser disputados en la misma Sede (Estado de Querétaro).” Una sanción que muchos opinan como inofensiva tras los hechos ocurridos que dejaron al menos 26 personas heridas sin lamentar ningún deceso oficial. 


El Reglamento de la FMF dentro del apartado de Nombre y Sede en el Capítulo V, Apartado B, Artículo 66, inciso d; estipula que un equipo perderá su afiliación si pone en riesgo la viabilidad de cualquier competencia organizada por la misma organización. Tras lo difundido por redes sociales con vídeos, fotografías y declaraciones de los presentes se presumía que esa fuera la sanción definitiva. Además hubo sanción de 3 años de local y 1 año como visitante sin la posibilidad de asistir  al denominado “Grupo de Animación” de Querétaro a los partidos de los Gallos Blancos. Además de una multa económica. Del otro lado, el denominado “Grupo de Animación” de Atlas será vetado por 6 meses en los partidos de su equipo como visitante. Sin embargo, para el ente futbolístico más importante del país y para la junta de dueños de la Liga MX no fueron suficientes los hechos del pasado sábado para ejecutar la sanción estipulada en el reglamento redactado por ellos mismos. 


Por otra parte, el Grupo Orlegi Sports, ex dueño del equipo deberá devolver sus acciones al Grupo Caliente, dueño de Xolos de Tijuana y a su vez, este deberá vender la franquicia en el plazo de 1 año. Además, sancionaron con 5 años de inactividad en el plano del fútbol nacional para sus directivos. El mismo ente deportivo publicó un comunicado señalando que desarrollaron un proyecto que se llevará a cabo durante esta temporada y la siguiente para implementar que los asistentes al estadio estén debidamente identificados y acreditados. “Adiós al anonimato en los estadios” fue la consigna que llevará un plan estratégico que incluye la creación de la Dirección de Seguridad e Inteligencia compartida entre la Liga MX y la FMF para implementar un FAN ID para los encuentros de la Liga MX en todas sus divisiones. 


En el tema legal, la Fiscalía de Queretaro presentó a las “primeras 10 personas detenidas por posible relación” con lo ocurrido en el Estadio Corregidora. De acuerdo con el ente gubernamental, “se realizaron 21 cateos simultáneos en 19 colonias de los municipios de Querétaro, El Marqués, Colón y San Juan del Río. En los cateos, se aseguraron 82 prendas deportivas con logos del equipo de Querétaro, 4 pares de tenis -algunos con posibles manchas de sangre-, 22 teléfonos celulares y diferentes indicios que aborarán a la continuidad de las investigaciones.” difundido mediante un comunicado en su sitio web. Además indicaron que recibieron mas de 500 imágenes, 70 vídeos, mil mensajes y denuncias anónimas para la extracción de la información sobre los implicados en los hechos. 


Los fanáticos de Atlas que llegaron en horas de la noche a Guadalajara tras el encuentro hablaron con los medios. “Tardamos una hora en salir del estacionamiento porque nos tenían todos acorralados y la policía no hizo nada.” comentó uno de ellos en las afueras del estadio Jalisco, lugar de llegada de los buses de aficionados. “Había muy poca vigilancia, se salió de control” dijo uno de los choferes que estuvo en el estacionamiento del estadio queretano y presenció los disturbios.