Lo intangible en el performance de Renata Zarazúa

Deportes Opiniones

El martes 28 de septiembre de 2020, México obtuvo una victoria en el Roland Garros de la mano y reveses de Renata Zarazúa. Su aparición en el juego significó la primera representación, en más de una década, de un mexicano o mexicana como single en un Grand Slam en la etapa de cuadro principal.

Fuente: Medio Tiempo

Escrito por: Francisco Barrientos Cortés

En 2007 Bruno Echegaray fue el último representante de México que apareciera en un cuadro principal de Grand Slam cuándo lo logró en el U.S. Open de aquel año. Esto de igual manera marcó la primera vez en veinte años que algún tenista azteca consiguiera ganar en esta fase, esto desde que lo lograra Angelica Gavaldón en aquella primera ronda del Australian Open del año 2000.”

La aparición de Zarazúa en el Roland Garros, además de brindarnos orgullo y felicidad como mexicanos, nos hizo voltear y darnos cuenta quién fue la persona que consiguió este triunfo. Renata ganó; lo hizo en sus juegos clasificatorios y lo volvió a hacer frente a la local Elsa Jacquemo en la primera ronda de este Grand Slam. Después, el último día de septiembre, mismo del cumpleñaos de Renata, la mexicana enfrentó a Elina Svitólina, una de las favoritas al inicio del torneo para llevarse la competencia, quien junto a la rumana Simona Halep y la checha Karolina Pliskova, eran las tres máximas contendientes, ante la ausencia de la número uno según la WTA, la autraliana Ashleigh Barty y la nipona Naomi Osaka, campeona del U.S. Open.

Renata Zarazúa tuvo en el duelo contra Elina Svitólina, el encuentro más importante de su carrera y de la misma manera, el más complicado, esto se debe a que la joven mexicana terminó con parciales de 6-3, 0-6 y 6-2; dándose así, el lujo de dejar en cero en un set a la tenista número tres del mundo y sembrada número uno en el torneo.

Todo esto nos demuestra la capacidad que tienen no solo los mexicanos, sino las mujeres de esta nación; es importante remarcar esto último, más ahora en un país como México, que sufre de problemas en equidad de género, machismo y misoginia; estos problemas que hemos acarreado por siglos y que las mujeres de su respectiva época han demostrado que las diferentes generaciones de nuestra sociedad no podrían estar más equivocadas. He aquí la importancia y los mensajes que podemos tomar más allá en los deportes, ya que así como Renata triunfó, hay un sin fin de casos de éxito de mujeres mexicanas, atletas en este caso, que en su respectivo tiempo demostraron a nuestra educación, ideas y pensamientos adoptados, en una cultura conservadora y retrógrada, son uno de los errores más grandes que tenemos como país.

Por el deporte mexicano han existido infinidad de casos de éxito como Soraya Jiménez, Maria del Rosario Espinosa, Paola Longoria, Lorena Ochoa, entre muchas otras figuras destacadas en su respectiva disciplina; pero lo mejor de esto es que seguirán existiendo y dando voz a su manera a la causa feminista, aún cuando por años nos hemos negado a escucharlas. Es esa necesidad de ser escuchadas, de dejar de callar y parar o cambiar las situaciones en las que viven las mujeres de nuestro país, las que han orillado a tomar medidas que algunos reprochan. El caso de las marchas feministas es un ejemplo, marchas que han ayudado a visibilizar la situación que viven las mujeres día con día. Formas como estas, ayudan a darnos cuenta que las mujeres penosamente no gozan de los mismo privilegios que los hombres en nuestra sociedad. Es por esto mismo la relevancia de hacer llegar los mensajes del feminismo hoy en día. El significado del feminismo en español es: “El principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.” según la RAE. Y la verdad es que la Academia no podría estar más equivocada, pues buscar la igualdad de derechos valga la redundancia, sería un término incorrecto, ya que el feminismo busca la liberación de la mujer, liberación que debe ser entendida así, ya que, por generaciones se han invisibilizado las facultades y libertades de ellas.

Hoy volteamos a ver lo que lucha el feminismo, por las voces que se dan desde distintas trincheras, desde el deporte, desde las marchas, desde los éxitos de mujeres en diferentes ámbitos, lo que da un avance a una causa y lucha que tiene como fin entender que hombres y mujeres no debemos ser tratados distintos en ningún ámbito, ya que pertenecemos a la misma especie, así que ser hembra, varón o lo que se decida ser, no cambia el hecho de que todos somos seres humanos y debemos ser juzgados como tal, sin poner de parámetro a un género o el otro como el óptimo de la misma raza humana a la que pertenecemos todos.

Es por todo esto que una performance como la de Renata representa mucho más que romper la sequía de una estadística pérdida a través del tiempo, representa una voz, un medio en el que volteamos a ver cómo las mujeres mexicanas destacan, ganan y son capaces de triunfar en este contexto como en cualquier otro. La identidad e impulso que genera su éxito en las chicas de nuestro país que están en busca de un objetivo, sea personal, colectivo o de algo tan elemental como ser escuchadas es el valor de su victoria; sumado a lo que ella ha luchado, ha entrenado y tenido que ganar para ponerse en el ojo del mundo en un juego contra una de las mejores jugadoras de tenis en la actualidad.

México vive una batalla por algo que debería ser esencial y tan simple como la liberación femenina, una liberación  que implícitamente se desharía de problemas que tristemente y por algo que podría ser cortado de raíz, se vuelven más grandes y complicados como la violencia de género, el acoso o violaciones a mujeres. Los logros de las mujeres, en este caso en el tenis, son importantes, porque se vuelven símbolos, se vuelven algo intangible y un ejemplo de que ellas son tan humanas y capaces como cualquier representación de una persona.

¿Hasta dónde llegará Renata Zarazúa en lo aún es una joven carrera en el tenis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *