La pluma de Fierro Regresa el fútbol… ¿y las emociones?

Deportes

Pueden suceder grandes hazañas o milagros como cuando Leicester City fue campeón de la Premier League en 2016 contra todo pronóstico, pero la realidad es que hay ligas en las que ya se ha vuelto monótono el consumirlas porque, sabes que al final, el campeón será el mismo de siempre.

Los millones de aficionados que hay al fútbol en todo el mundo soñaban con el regreso de las competencias de liga; luego de la pausa obligada derivada de la pandemia por coronavirus, tuvieron que pasar más de dos meses para que finalmente pudieran ver de vuelta una de las ligas top de Europa, la Bundesliga. El último partido de esta competencia había sido el 11 de marzo, cuando se enfrentaron Borussia Mönchengladbach y Colonia, con resultado de 2-1 favorable al local. 

El sábado 16 de mayo regresó la acción a los terrenos de juego, con tres partidos a la misma hora, entre ellos la goleada de Borussia Dortmund a Schalke con resultado de 4-0. La alegría volvía, al fin la gente podía disfrutar del deporte que tanto les gusta. Transcurrió la jornada 26, luego la 27, y finalmente comenzó la 28, con un partido que destacaba sobre el resto; uno de esos que no te puedes perder porque son los que pesarán en las jornadas finales de la liga, Borussia Dortmund vs Bayern Múnich. La expectativa era altísima, era un juego en el que el espectáculo estaba garantizado que terminó con victoria por la mínima diferencia para los de Múnich.

Si hubo espectáculo o no es debatible, ya que para mucha gente los goles son el espectáculo y que, un partido que generó tanta expectativa, se haya definido por solo un gol seguro dejó descontento a muchos. Y es ahí cuando nos acordamos de una de las problemáticas que tiene el fútbol moderno que quizá habíamos olvidado por la satisfacción que nos trajo el tenerlo de vuelta: la gran diferencia de unos pocos clubes sobre el resto. 

En Alemania es Bayern Múnich; en Italia, Juventus; en Francia, PSG; y en España, Barcelona. Todos estos clubes son los que en tiempos recientes se han encargado de arrebatar el protagonismo al resto de la liga. Solo en la Ligue 1, Mónaco rompió con la hegemonía en 2017; y en España, Atlético y Real Madrid pudieron robarle dos de las últimas siete ligas a Barcelona. En Alemania, desde el 2012; y en Italia, desde 2011, no han habido otros campeones.

Regresando con la Bundesliga, Bayern es el club más valioso con un valor de plantilla total de 756 M€; seguido de Dortmund con 586 M€. Existen doce clubes en la liga que tienen plantillas que no alcanzan ni siquiera los 200 M€; y Jadon Sancho, el jugador más valioso de la liga (117 M€), vale más que cinco clubes. Datos de transfermarkt.

Es aquí cuando se plantea el cuestionamiento si en verdad genera emociones una liga así, en la que sabes que hay un club que prácticamente no tendrá competencia durante todo el tiempo que dure el campeonato. Claro está que pueden suceder grandes hazañas o milagros como cuando Leicester City fue campeón de la Premier League en 2016 contra todo pronóstico, pero la realidad es que hay ligas en las que ya se ha vuelto monótono el consumirlas porque, sabes que al final, el campeón será el mismo de siempre. 

Estamos ya en la jornada 28 de la Bundesliga, con Bayern Múnich como líder con 64 puntos y una ventaja de siete sobre Borussia Dortmund. Aunque no es una ventaja tan marcada es difícil pensar que en las seis jornadas restantes exista un cambio en la cima de la tabla. ¿Habrá algún equipo que logre la hazaña? O, en cambio, veremos una vez más la misma historia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *