La Conferencia Nacional para el 2020

Deportes
Fuente: NFL

Escrito por: Francisco Barrientos

La conferencia Nacional temporada tras temporada nos ha demostrado que su nivel de competencia no permite parpadear a ningún equipo, un año puedes ser el mejor, llegar al juego grande en febrero y al otro caer al fondo de tu división.

Vaya que si hay competencia en cada una de las cuatro divisiones de la conferencia nacional. Ya es costumbre ver diferentes campeones año con año en este lado de la liga, sumando el factor del lugar extra en los Play-offs, parece que repetir como monarca será más complicado que nunca, por eso nos toca analizar cómo llegan los equipos de la conferencia azul de la NFL.

Comencemos con el campeón de este lado de la liga, los San Francisco 49ers, que tendrán una tarea difícil si quieren defender su corona que los ampara como el mejor equipo de la conferencia nacional. Los californianos buscarán repetir su fórmula con una ofensiva terrestre encabezado por Raheem Mostert y un juego administrado por su quarterback Jimmy Garoppolo, que debe demostrar que está en la élite de su posición; los de la costa oeste cuentan con la base del año pasado y no cambiarán mucho la idea de juego, lo que podría ser un arma de doble filo, demostrandonos que la han perfeccionado o se han vuelto predecibles. Por otro lado, están los siempre incómodos Seattle Seahawks, que irán paso a paso y callados para destronar a sus archirrivales californianos como monarcas del oeste. Los de Seattle cuentan con el quarterback Russell Wilson que ha demostrado puede llevar solo las riendas del equipo y la adquisición de uno de los mejores hombres en la secundaria de la liga, Jamal Adams, que firmó al final del verano con los Seahawks; los del noroeste han armado un equipo que puede dar batalla semana a semana. Ahora los Arizona Cardinals, que su principal problema viene no en su reconstrucción, sino en su división, con talento en su quarterback Kyler Murray y su nueva arma, uno de los receptores élite de la liga, DeAndre Hopkins, pueden competir por un lugar en Play-offs si el resto de los segundos lugares en las demás divisiones de la conferencia nacional no pisan fuerte el acelerador, más ahora con un séptimo boleto que se ha implementado para llegar a los juegos de enero. Los Cardinals tienen potencial para crecer este año o por lo menos dejar sin lugar de comodín a los Seahawks y 49ers. Por último, Los Angeles Rams, donde lo mejor de ellos este año es su nuevo estadio, que no podrá estrenarse con público al menos al inicio de la temporada. Los ex de Missouri han decaído desde su campeonato de la conferencia un par de temporadas atrás y con pocos ases nuevos bajo la manga no parece sorprenderán a nadie.

El norte es una incógnita y la única de las ocho divisiones de la liga que no tiene un contendiente serio para luchar su conferencia. Empezando con los Green Bay Packers, que si bien llegaron a la final de la nacional hace unos meses, sus problemas de vestuario y malentendidos con su quarterback Aaron Rodgers los sitúa en las casas de apuestas como segunda mejor opción para ganar su división, aún y con su temible tridente ofensivo que termina por conformar Davante Adams y Aaron Jones. Los Minnesota Vikings ponen sus esperanzas de una buena temporada en su coacheo a la ofensiva con Gary Kubiak que ha sido promovido tras la salida de Stefanski a los Browns, por encima de su propio desempeño en el terreno de juego. Con la salida de Diggs a los Bills, el único nombre fuerte en su ofensiva que queda es Adam Thielen, ya que Kyle Rudolph, el tight end, ha perdido protagonismo a falta de un quarterback élite en el equipo nórdico. Los Chicago Bears por su parte enfrentarán un año complicado si no comienzan con inercia ganadora la temporada, ya que cierran sus últimos diez juegos contra los dos mejores representantes del sur de la conferencia americana, los Texans y los Titans, además de afrontar cuatro juegos divisionales con los Vikings y los Packers, por lo que el panorama no convence para tener oportunidades de Play-offs; su quarterback titular Mitchell Trubiscky tiene que levantar su nivel, ya que con la llegada de Nick Foles, empezará a sentir pasos y podría llevar su carrera a un puesto de mariscal sustituto. Los Detroit Lions no aspiran a mucho, aún con una división poco seria, los de la “ciudad del rock” buscarán robar algún juego con sus rivales directos y no ser el peor equipo de la NFL. Sin embargo, cuentan con buenos nombres y deben pensar en mantenerlos los próximos años y empezar a dar juego a sus novatos, ganar experiencia y madurez para rodear a su quarterback Matthew Stafford en el final de su carrera de un equipo digno de competir por la conferencia.

El Sur de la Nacional, la división de los quarterbacks élite, de mariscales de la vieja guardia, buscarán poner la experiencia por delante de la fortaleza atlética que muestra la nueva generación en esta posición. Hablemos de los Tampa Bay Buccaneers, que con la llegada de Tom Brady parecía que todos los jugadores libres querían llegar a Florida. Han rodeado al veterano quarterback de talento a la ofensiva, con el emblema del equipo Mike Evans, Chris Godwin, Leonard Fournette, Ronald Jones II, el veterano Lesean McCoy y el regreso del mejor socio de Tom Brady, Rob Gronkowski, aún con esto tendrán problemas no solo para coronarse como campeones de la conferencia nacional, sino de su división donde están los New Orleans Saints comandados por una de las mejores parejas coach-quarterback de la historia, Sean Payton y Drew Brees. Los de la “ciudad carnaval” cuentan con un balance ofensivo impresionante, una defensiva agresiva que todos temen enfrentar y con el que puede ser el mejor equipo de la liga hombre por hombre; pero para ponerle más sabor al sur, están Matt Ryan y sus Atlanta Falcons que con un ataque aéreo sólido y una defensiva muy aceptable para competir, pueden luchar por un lugar el Play-offs. Los coleros son los Carolina Panthers, que buscan con su corredor Christian McCaffrey y un buen arsenal de wide receivers robar juegos a sus rivales divisionales y no caer a las primeras selecciones del draft.

Por último, la siempre polémica este de la nacional, con un par de eslabones débiles con los neoyorquinos y los capitalinos. Los New York Giants son un equipo en reconstrucción que buscarán brindar experiencia a su quarterback Daniel Jones y no dejar que se hunda, paso a paso deberán ir los de la gran manzana para desarrollar una  nueva era. Los de Washington por su parte fueron el equipo más polémico del verano por temas que no tocaremos aquí, pero el equipo pasa por una etapa difícil en su historia, carece de runnig backs, de quarterback, de coacheo y hasta de nombre; todo apunta a que será un año complicado para esta afición que seguramente está pensando en temas más importantes para su ciudad que los deportivos. La lucha por el este de la nacional estará como en los últimos años desde la llegada de Carson Wentz y Dak Prescott entre los Philadelphia Eagles y los Dallas Cowboys; los primeros buscarán con su fórmula ya probada tener una defensiva sólida con presión al mariscal rival, un ataque balanceado e ir un juego a la vez si quieren repetir como monarcas de esta división. Con los Eagles en Play-offs todo puede pasar. Por último los Dallas Cowboys, comenzaron  el año calendario con la salida de su Head coach, Jason Garrett y la llegada de Mike McCarthy en su puesto. El equipo de américa ha logrado armar un increíble ataque con Amari Cooper, Michael Gallup, el novato Ceedee Lamb y el corredor Ezekiel Elliott como armas del polémico Dak Prescott, que tendrá que demostrar su corazón vaquero y sus aptitudes para ganarse el contrato millonario que desea; cuentan con una línea ofensiva formidable, aún y con el desafortunado retiro de su center Travis Frederick, siguen alineados jugadores como Zack Martin, Tyron Smith y La´el Collins; la defensiva presenta dudas en la secundaria pero parece deberá compensarse con el gran cuerpo de Linebackers liderado por Jaylon Smith, Leighton Vander Esch y el veterano Sean Lee, además con un juego de presión al quarterback que parece estar más completo que nunca. Los texanos parecen tener todas las herramientas y las circunstancias para superar a sus acérrimos rivales los Philadelphia Eagles en la división y encaminarse para así poder regresar el trofeo Lombardi a casa.

¿Será que la dura competencia de la conferencia nacional pueda elevar el nivel de los equipos al máximo y entregar un campeón de Super Bowl? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *