Xinatli, un museo en medio de la selva del surestemexicano

Arte y Cultura

Escrito por: María Fernanda Sandoval

El museo será un proyecto cultural y ecológico que abrirá sus puertas en 2025, creando un espacio de diálogo entre la naturaleza, el arte y las tradiciones de los habitantes de la zona.

El museo, que planea abrir sus puertas en el 2025, será un espacio en medio de la selva entre Tabasco y Chiapas que busca no solo la difusión de la cultura  y la ciencia, sino que también apuesta por un diálogo entre el arte, la naturaleza y los individuos que la habitan.  El nombre del museo, Xinatli, proviene del término nahua Xinachtli, que describe el momento en que una semilla germina y brota de ella una nueva vida. Este momento de creación y metamorfosis es precisamente lo que este museo busca traer a la zona y a la conversación en el medio artístico.

Xinatli presentará  obras de artistas nacionales e internacionales, especialmente aquellas que aborden la manera en que  seres humanos, cuerpos, animales y plantas se relacionan, generando así mayor conciencia ecológica.  Para los creadores de Xinatli la labor de ese recinto cultural es crear puentes, reconstruir los lazos con nuestro entorno que la cultura del consumo se ha encargado de destruir. Este proyecto es obra de Fernanda Raíz, presidenta de la Fundación raíz. Para ella, “Hasta ahora, lo que los museos han mostrado es un reflejo de poder. Un nuevo museo no debería ser una vitrina más de lo mismo, sino un lugar que interceda por la justicia en la ecología, en el arte y en lo social” .

El estudio del arquitecto noruego, Viktor Sørless, y el estudio mexicaño Juiñi son los encargados de darle vida a este museo. Mediante los materiales y el diseño del edificio, ambos estudios buscan generar un espacio que permita el diálogo entre los visitantes y su entorno, y además representar la misión de este recinto.

Xinatli lucirá como una pirámide escalonada, que contará con seis salas de exposición, diez pabellones diseñados por artistas, un instituto terrestre operado por científicos,  un centro de investigación y un restaurante.

La pirámide escalonada es una de las formas principales de arquitectura en diversas culturas de Mesoamérica, como la maya, olmeca y azteca. Los arquitectos de Xinatli se inspiraron en la manera en que Octavio Paz retoma el concepto de pirámide en El Laberinto de la Soledad. Esta estructura es un reflejo de una sociedad profundamente desigual, en la que las clases se encuentran muy separadas, las más adineradas sobre las más pobres. En este sentido,  es importante rescatar la pirámide para reinterpretarla y deconstruir estas jerarquías.

El nivel superior estará cubierto por un vidrio reflejante que permitirá a los visitantes admirar la selva que rodea el museo. Desde el exterior, como el vidrio reflejará la selva, por lo que la pirámide parecerá estar rota mientras que  la sección superior flota. De esta manera, no existirá una división clara entre los niveles inferiores y superiores, rompiendo con la clásica estructura jerárquica de las pirámides.

La obra será edificada con barro y madera,incorporando las habilidades y técnicas que utilizan algunos pobladores de la zona.  Xa’anil naj es un método de construcción maya de Yucatán, en la que los árboles que funcionan como soporte de la estructura no son arrancados sino que se plantan en el lugar. Se realizará una inspección del lugar para ubicar aquellos árboles que podrían funcionar como soportes  vivos del museo.

Este recinto será construido en un espacio de  90 hectáreas en la selva entre Tabasco y Chiapas, en el sureste mexicano. Esta zona ha sido duramente golpeada por la tala ilegal por lo que se planea reforestar esta área. El museo planea contribuir positivamente a los esfuerzos que ambientalistas y personas de la comunidad  han hecho para reforestar la zona.