Moda en tiempos de Coronavirus

Arte y Cultura

Con la inesperada llegada de un extraño virus que ha afectado de manera negativa diversos sectores, la industria de la moda se ha visto obligada a modificar la manera en la que opera. Los estragos que el Covid-19 ha dejado en la vida cotidiana de la población mundial son cada vez más visibles y notorios. La moda, sin embargo, se ha convertido en una parte importante del ser humano, haciéndose presente en nuestro día a día. Actualmente y dada la situación por la que el mundo está pasando, diversas marcas, empresas e incluso fábricas textiles han tenido que adaptarse a esta nueva normalidad.

www.flaunter.com

El hecho de que un porcentaje alto de la población esté en confinamiento, evidentemente ha supuesto una pérdida significativa de mercado para el sector de la moda. No obstante, varias marcas tomaron la decisión de evolucionar en diferentes ámbitos para poder ajustarse a estos tiempos. Un ejemplo son las ventas y la publicidad en línea, que si bien ya llevan varios años existiendo, son un elemento clave para contrarrestar aquello que no puede ser vendido o visto en tiendas físicas. Las compras en línea ahora encabezan todo lo referente a ventas de ropa, calzado y accesorios. Inditex, el corporativo español minorista de fast fashion más importante del mundo, envía prendas hasta las casas de sus modelos para que estos puedan realizar una sesión de fotos casera, con el objetivo de seguir con un sistema publicitario constante. Marcas como Urban Outfitters H&M, han optado por unirse a la iniciativa de “quédate en casa” o #StayAtHome, invitando a su público a compartir imágenes en redes sociales de los outfits que utilizan estando en cuarentena.

Ahora bien, ¿cómo pueden ayudar las firmas de moda al mundo durante tiempos de crisis? Como lo mencionaba Nathalie Tessier en su plática titulada “La industria de la moda y el coronavirus”, fábricas encargadas de la producción de textiles para diferentes marcas, ahora se encargan de la elaboración de cubrebocas, batas y equipo de protección para los trabajadores del sector salud. Entre ellas destacan las fábricas de Prada Chanel con la producción masiva de batas y cubrebocas, el grupo LVMH, dueño de marcas como Christian Dior, Givenchy Louis Vuitton con la elaboración de gel antibacterial y diversas marcas de renombre que han donado millones a organizaciones que apoyan la lucha contra el Covid-19.

Janko Ferlic, 17 de octubre de 2016

A pesar de todos estos intentos de supervivencia ante el coronavirus, el futuro de la industria textil aún es incierto. Tanto marcas con gran presencia global como marcas más locales y pequeñas, tendrán que reinventarse para mantener a los consumidores interesados en el mundo de la moda. Aquellas que no tienen presencia en la web, deberán familiarizarse con este medio para poder conectar con sus trabajadores y clientes. El marketing y la confección de prendas necesitarán solidarizarse con el público para entender y satisfacer no solo las nuevas necesidades que surgirán durante la pandemia, sino también las que se crearán una  vez que esta termine. La experiencia de compra se verá obligada a cambiar, pues ahora los clientes exigirán prendas previamente esterilizadas, tiendas limpias, personal sano y un espacio propio más grande del que antes necesitaban. La evidente crisis económica por venir que afectará a una buena parte de la población mundial, hará que lo que antes se compraba por gusto o pasatiempo, ahora represente un lujo. La nueva forma de vivir requerirá que cada vez sean más los trabajos que se realicen desde casa, lo cual implica una disminución en la compra de prendas para uso cotidiano. Ya sea mediante precios competitivos, una baja en la producción de prendas fast fashion o diseños útiles y originales, el sector textil tendrá que ver por su propia economía así como por la capacidad de compra de sus consumidores para poder subsistir.

Korie Cull, 30 de diciembre de 2018

Es importante que esta industria tenga un nuevo enfoque en cuanto a ventas y publicidad;  será necesario pensar en estrategias a corto y largo plazo que permitan conservar el estatus y el puesto en el que la moda hasta ahora se ha mantenido dentro de la sociedad. Resulta indispensable que exista un cambio de mentalidad en cuanto al entendimiento por parte de las marcas hacia los clientes, independientemente de qué tan grande o popular sea esta. También es bueno ver que nombres de marcas prestigiosas muestran solidaridad durante estos momentos de inquietud, ya sea con grandes donaciones, eventos de recaudación de fondos o producción de equipo médico, están aportando su granito de arena ante esta batalla de la que todos somos parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *