Cuando las guayabas se convirtieron en limones

Arte y Cultura

Escrito por: Sofía Hanna

Marianne North.- Feuillage, fleurs et fruits d’une variété de goyave, Goyave

Jamás pensé que recorrer el cuerpo de una mujer me podría hacer sentir tan vivo como recorrer cualquier camino del mundo. Así era al principio, era como si su misma piel se entregara a mis caricias, no había dudas y no había miedo, éramos un impulso mutuo que solo podía ser saciado
al encontrar la respiración agitada del otro.

Las noches se habían convertido en nuestro momento preferido, recuerdo aquellos momentos entre suspiros cuando las yemas de mis dedos confundían su piel por peltre, sus gritos por sonatas que llegaban desde el cielo y su figura adaptándose a la mía como si fuéramos guantes perdidos. Quemamos nuestra pasión muy pronto…

Aquellos momentos que parecían no terminar se convirtieron en un tipo de eterno que no le desearía a ninguna galaxia. Aquellos gemidos, que alguna vez me hicieron sentir todo vello de mi cuerpo levantarse, se convirtieron en punzadas a mi corazón, que me hacían alejarme más y más.

La tengo aquí, al lado mío, fingiendo que ya se encuentra en el mundo de sus deseos, suspirando todo el odio y resentimientos que adquirimos por haber extinguido aquel fuego, que nos llamaba, tan rápido.

Recuerdo cuando cada centímetro de su piel olía a guayaba, mi propio paraíso tropical que me permitía naufragar en sus labios, obligándome a recorrer todo su cuerpo hasta encontrar cobijo en su vientre, mientras unos largos brazos me rodeaban como olas cálidas sin dejarme salir.

El día que aquella esencia a guayaba se tornó en la de un limón, aquel día que sus labios no permitieron mi llegada precisa, fue ahí cuando supe, que no podría encontrar mi salvación en ningún otro lado, ni siquiera con ella.

Me he quedado varado en las noches de recuerdo de una historia de pasión, prisionero de aquello que añoró regrese a mi en cualquier momento, pendiente de aquel momento en el que la temporada de limones al fin concluya…

Sofía Hanna (Venezuela, 1999), es escritora y creadora de contenido que ha dedicado gran parte de su trabajo al amor. Ha sido publicada en múltiples ocasiones con obras como “El Besario”, “Nuestra casa en Remedios” y “La insignificancia de una historia repetida”, por nombrar algunos. Actualmente se encuentra desarrollándose como periodista en Mexico Business News, así como la realización de textos cortos en su cuenta de Instagram.