Saltar al contenido principal
Secciones
Arte y Cultura

Colección “Todos los nombres que soy”: Carolina Fritz

Semblanza

Nací en Santiago de Chile, viví mucho tiempo en la ciudad con la esperanza de algún día estar más cerca de la vida vegetal que es la que amo.

Soy educadora de párvulos y educadora diferencial, me siento agradecida por pasar gran parte de mi vida entre niños.

He publicado tres libros de poemas: “Vínculos Invisibles” (Premio Municipal de Literatura de San Bernardo, 1997), “Caballo Ciclista” y “Cartera Adentro “(Beca de Creación Literaria, Fondo del libro,  2018    ), este último intenta retratar distintas etapas de mi vida y la vida de otras mujeres.

Hace seis años, en un acto de fe, sin trabajo y con tres hijos, nos vinimos a vivir al campo, hoy, después de un comienzo difícil, estoy tranquila,  trabajo en una Escuela Rural y nuestros hijos juegan al aire libre, caminan por el cerro  y  conocen el canto de distintos pájaros.

Aquí trato de encontrar mi sonido, mi voz, esa voz que llevo guardada y que gracias al taller “Todos los Nombres que Soy” y a mis compañeras mexicanas, pude encontrar nuevamente.

Les adjuntamos algunos de sus poemas:

TRAPECISTA

Soy la trapecista

de mi circo imaginario:

estoy en equilibrio,

todavía respiro.

Conozco los secretos

de soltarse

con los ojos abiertos:

amo el revés del mundo

y ese vaivén celeste

que recuerda océanos

en fuga

                           Siento el aire:

                            me dejo caer

ALMOHADAS

Cuando duermen

el tiempo se acuesta detrás de las puertas

yo pienso en la tarde

en las hojas de los plátanos orientales

bailando allá lejos

pienso en la ropa tendida

en el olor a galletas de miel

y busco tu mano

antes del nacimiento de los tres

busco mi cuerpo ciego

y me habito.

RENACIMIENTO

Abrazo mi nombre

con las nuevas palabras

nazco de mi misma

de pie

y cantando

me broto nueva en el espejo

me surjo del olvido

no soy la niña tímida

la buena estudiante

la madre total

la educadora incansable

la compañera que trata de serlo.

Es mi voz la que no sale

la busco en mi espacio de tierra

en el ala que me sangra bajo el brazo

en el sonido verde que me habita

en la mañana pariendo el día

en la música azul del carpintero

la busco y la encuentro abriéndome

en el espacio que queda

bajo mi nombre.