Belleza para todos: el movimiento Arts & Crafts

Arte y Cultura
Papel tapiz de William Morris. Imagen vía Fashion Interiors

Cápsula de diseño

Escrito por: Sandra Luz Pérez del Ángel

El Arts and Crafts (Artes y Oficios) es un movimiento artístico y de diseño que surge a finales del siglo XIX. Su principal argumento reside en la disposición de la belleza artística a todos los miembros de la sociedad, mediante la creación de una alianza entre el arte y el fabricante para promover el gusto del público.

Se podría decir que este movimiento inicia en la Exposición Universal del año de 1851 en el Castillo de Cristal de Londres. Los visitantes se sentían sorprendidos del avance técnico generado por la Revolución Industrial, pero también se indignaron del mal gusto que había traído la producción en masa a los objetos cotidianos. Es por esto que se consideró necesaria una reacción que le devolviera peso estético y armonía a  los objetos.

Una de las primeras propuestas fue el Journal of Design and Manufactures (1849-1852)de Henry Cole and Richard Redgrave, que se centraba en educar al pueblo británico en artes decorativas y aplicadas. Los ejemplares contenían pequeñas muestras de tapicería y textiles, convirtiéndose así en una excelente herramienta de instrucción del buen gusto en su tiempo y un archivo maravilloso para el estudio de la historia del diseño.

Journal of Design and Manufactures. Imagen vía Bonhams

2up_0023, 2009-08-05, 12:09 , 8C, 3648×4616 (968+1956), 100%, Repro 2.2 v2, 1/60 s, R62.3, G48.8, B58.4

Journal of Design and Manufactures. Imagen víaDigital Library for the Decorative Arts and Material Culture

Desde el punto de vista de la acción se dice que el movimiento tuvo su mayor empuje cuando William Morris crea en 1861 su empresa Morris, Marshall & Faulkner, conocida comúnmente como Morris and Company. Para Morris, lo ideal era diseñar y crear productos de manufactura impecable y calidad, pero que además tuvieran una belleza artística innegable. Él aconsejaba,  “No tengas en tu casa nada que no sepas que es útil o que consideres bello”. En fin, la belleza artística era fundamental para Morris y es por eso que en consecuencia pensaba que debería estar al alcance de todos, proponiendo que se dejaran de hacer distinciones entre las clases sociales y evitar que la el atractivo artístico fuera sólo para una minoría privilegiada. Lo hizo poniendo a disposición del público una gran variedad de objetos de uso diario tales como tejidos, libros, papeles, mobiliario, etc, todos creados artesanalmente.

Mueble para la Red House de William Morris. Imagen vía El Periódico, Barcelona.

Y como Morris, hay una gran variedad célebres  representantes del movimiento como por ejemplo Michael Thonet, un artesano ebanista alemán,  de quien destacan sus muebles en serie de uso cotidiano elaborados a través de madera curvada, como la icónica silla #14.

Silla No. 14 Michael Thonet. Imagen vía Veredes

Y aunque podría parecer que la esencia del movimiento es sumamente superficial gracias a sus principios estéticos, poseía un fuerte discurso político y filosófico inspirado en ideales del primer partido socialista del Reino Unido.  Los seguidores del movimiento Arts & Crafts pretendían embellecer la vida cotidiana  de todos mientras reivindicaban la artesanía frente a la deshumanización y mecanización que había impuesto la Revolución Industrial. Para el movimiento, la belleza de las cosas no sólo provenía de su valor estético sino también de que hubiesen sido producidas bajo condiciones de trabajo justas, y que no pusieran en riesgo a la naturaleza o paisaje.

Se rescataron técnicas artesanales de la Edad Media admiradas por los líderes del movimiento, tales como el trabajo en cuero, vidriería y tapices, gracias al respeto que sentían por la complejidad que requerían estos métodos. Además de que se propuso la agrupación de artesanos en talleres y guildas siguiendo un modelo de trabajo colectivo medievalista.

Aparador de Philip Speakman Webb, ‘Victoria and Albert Museum’ Imagen vía AD

 El movimiento añadía lo justo a lo bello, integrando a las mujeres para impulsar la  igualdad de género. Además de que se  procuraba siempre que el cliente recibiera lo preciso por su dinero y  se sintiera satisfecho con su compra mediante un constante esfuerzo por que todos los objetos tuvieran excelentes acabados y funcionalidad.

Staden house en Sussex. Imagen vía The World of Interiors

Aunque triste e irónicamente el movimiento fracasó debido a que los procesos de producción redujeron sus compradores a un pequeño círculo de adinerados, no podemos negar que sus deseos eran admirables, además de que dio entrada a la modernización. El Arts & Crafts es el primer intento por llevar equilibrio entre el diseño y la industria y aunque este movimiento tiene una base predominantemente artística y artesanal, me parece que sirve como punto de partida para la reflexión de las bases éticas y filosóficas que deberían estar presentes en los procesos, y como consecuencia, en los objetos con los que interactuamos en nuestro día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *