Rescatemos la filosofía

Arte y Cultura MTY

A simple vista puede parecer como una pelea más entre Youtubers. En el fondo, el debate acalorado entre Carlos Muñoz y Diego Ruzzarin puede tener un impacto en la decisión de una persona sobre adentrarse a la filosofía.

Escrito por Luis Felipe Cervantes (Integrante de Agora 101)

El pasado 19 de marzo, aconteció un debate que, a primera instancia, puede parecer una pelea más entre Youtubers con posturas extremadamente distintas. Este debate fue entre Diego Ruzzarin, orador y creador de Foodlosofia, y Carlos Muñoz, coach de emprendimiento. El diálogo entre ambas personalidades sirvió como evento inaugural para el “24 Challenge” de Instituto 11.

Esta polémica y, hasta cierto nivel, agresiva discusión entre Ruzzarin y Muñoz abordó muchos temas en sus 50 minutos de duración, tales como: marketing, la cultura de los “life coaches”, el positivismo tóxico, y la filosofía. Muñoz intentó defender al marketing ante Ruzzarin, ya que el segundo criticó la práctica alzando las falacias que hay detrás de cada campaña de difusión, y evidentemente, Muñoz no estaba de acuerdo.

El coach de vida llegó al punto de reclamarle a Ruzzarin por el “posible daño” que le causaba a los jóvenes y a las nuevas generaciones con sus connotaciones negativas, especialmente a los que aspiran a una carrera en esta área. Muñoz presentó el siguiente cuestionamiento a Ruzzarin… “¿Qué es lo que va a hacer ese chavito que recibe input de negatividad tuya [sobre el marketing]?”. Muñoz defendía que era responsabilidad de Ruzzarin medir lo que dice, tener más tacto y cuidado con sus palabras y mensajes. Además, recalcó que no entendía como su contraparte podía dormir en la noche después de ser capaz de criticar al marketing.

Fuente: Instituto11.mx

Y el inconformismo ante las críticas al marketing eran evidentes por parte de Muñoz, y su defensa podría ser un tanto justificada por el cliché que predicaba que prácticamente se puede resumir en la siguiente frase: Ruzzarin, por favor, piensa en los niños. Como acto seguido, Muñoz decidió hacer pública la siguiente tesis ante sus más de 1 millón de seguidores: “en debates filosóficos no vamos a llegar a nada”.

Analizando su defensa ante comentarios negativos y críticas al marketing, Muñoz decidió que la mejor estrategia que podía tomar era desprestigiar y minimizar la importancia de la filosofía. Y nos parece especialmente preocupante dicha frase por el hecho de que Muñoz cuenta con un “culto” de seguidores, según Ruzzarin, y su mensaje ha sido escuchado más de 900,000 veces exclusivamente en YouTube.

Aquí es cuando nos preguntamos, ¿cómo puede dormir Muñoz en las noches después de predicar ese comentario tan negativo acerca de la filosofía? ¿Qué van a pensar los jóvenes que les motiva e inspira la filosofía después de que Muñoz dijera que no sirve para nada? Por esta razón, hoy queremos invitar a los lectores a que se den un tiempo para apreciar la filosofía, que en tiempos modernos parece ser un tema olvidado o secundario en la sociedad en general, estigmatizado a aulas académicas o como materias de relleno. Entre todos, rescatemos la filosofía.

La filosofía es definida como un “conjunto de saberes que busca establecer, de manera racional, los principios más generales que organizan y orientan el conocimiento de la realidad, así como el sentido del obrar humano.” (RAE, 2020). Las personas que practican la filosofía son aquellas que están abiertas al diálogo, argumentación y al debate, y sobre todo, al cuestionamiento. Es gente sin miedo a pensar más allá de lo convencional o a criticar el status quo.

La filosofía ha sido un aspecto esencial para los seres humanos, y su evolución y crecimiento como especie, ya que los cuestionamientos filosóficos nos han llevado a un razonamiento crítico que nos distingue de los demás seres vivos en este planeta.

Y lo mejor de todo es que, los seres humanos nacemos con la capacidad de desarrollar el pensamiento crítico, pero es nuestra decisión practicarlo o no. Queremos resaltar que no es un requisito pensar o dialogar acerca de temas complejos para filosofar, una conversación simple con tus amigos puede ser suficiente, donde todas las partes participantes estén dispuestos a sustentar sus ideas con argumentos, además de estar abiertos a aceptar que pueden estar equivocados.

¿Y quién no ha estado equivocado alguna vez? Para practicar la filosofía, las personas deben estar conscientes que el debate sirve para generar una síntesis en base a una tesis y una antítesis, y así, todos concluir el diálogo enriquecidos por la conversación. Pero es imprescindible que haya un pensamiento crítico en las ideas presentadas.

No tenemos que ser Aristóteles, Platón, Kant, Nietzsche, Sartre o cualquier personalidad reconocida históricamente para practicar la filosofía, pero aplicándola podremos apreciar las ideas que dichos filósofos compartieron y preguntarnos si compartimos sus ideas o no. Y es que la esencia de la filosofía es el análisis, el diálogo y la conclusión de ideas mediante la reflexión (individual o grupal). Un mundo sin diálogo y reflexión suena terroríficamente similar a una conferencia impartida por un “life coach”, en la que estás obligado a asentir en sus monólogos y obedecer sus mandamientos, sin titubear.

Proponemos que, en vez de seguir ciegamente a estos gurús del internet, perdamos el miedo a la “filosofía”, rescatemos el gusto por filosofar, por imaginar, debatir y pensar más allá de lo convencional. Las ideas o los inventos que más han impactado al mundo nacieron cuando las personas decidieron generar un cambio, analizar si lo habitual era lo adecuado o podría ser mejorado.

Perdamos el miedo a pensar por nosotros mismos, recuperemos el valor para defender nuestros ideales, manteniendo el respeto a la contraparte y con apertura de mente para cambiar cuando estemos equivocados. Estamos en desacuerdo con Muñoz y su idea que los debates filosóficos nos harán llegar a nada y celebramos que Diego Ruzzarin se haya mostrado firme en su defensa al arte de filosofar.

El trabajo de los filósofos es seguir cuestionando, analizando y reflexionando sobre cómo podemos seguir mejorando como especie, y todos podemos participar en estos debates. Solo es cuestión de que tomemos la iniciativa y perdamos el miedo a filosofar con nuestras familias, nuestros amigos o por nuestra propia cuenta. Cada plan, cada acción, todo cambio viene antecedido por conversaciones, reflexiones, análisis, debates y argumentos, y tú y yo podemos ser los causantes de esto…solo es cuestión de que rescatemos la filosofía.

* Agora 101 discute temas interesantes, relevantes y actuales.
Les encuentras en Instagram como @agora.101; Facebook como @agora101.mx y Youtube como Agora 101.